La pandemia de la Covid-19 y la tendencia mundial a la digitalización de la medicina están dando lugar a un rápido cambio tecnológico. Sin embargo, según Willis Towers Watson, esto también crea problemas de riesgo emergentes que pueden derivar en que los gestores de riesgos sanitarios reevalúen las obligaciones de riesgo.

Así lo ha explicado el broker en el lanzamiento de un Libro Blanco sobre el futuro de la salud digital. El Libro describe algunas de las principales exposiciones que deben tenerse en cuenta al revisar las pólizas de seguro en el sector de la salud digital.

Entre estas exposiciones se incluyen las que requieren cobertura por daños corporales y pérdidas económicas, productos regulados y no regulados, así como productos y servicios que a menudo se prestan en cooperación con los profesionales médicos o bajo su dirección.

Un nuevo enfoque de las soluciones sanitarias

Asimismo, también revisa el crecimiento de la salud digital en diferentes geografías y pide «al mercado asegurador que considere un enfoque holístico alternativo al de las pólizas sanitarias tradicionales».

Kirsten Beasley, directora de Correduría de Seguros Médicos para América del Norte de Willis Towers Watson, aseveró que «la pandemia ha impulsado la salud digital en el escenario global, ya que los proveedores de atención médica de todo el mundo tratan de aprovechar la tecnología para ayudar a combatir la crisis«.

«Esta revolución de la salud digital reconfigurará de forma profunda y permanente el modo en que se accede y se presta la asistencia sanitaria, por lo que es imperativo que el mercado de los seguros considere cómo proporcionar soluciones integradas que aborden de forma más fluida los riesgos emergentes de la salud digital», añade.

El Libro Blanco del Futuro de la Salud Digital se puede consultar aquí.