Las organizaciones de asistencia sanitaria deben colaborar más en la creación de nuevas experiencias de atención digital para ayudar a los clientes a sentirse comprometidos, importantes e informados.

Así lo afirma una investigación de Accenture basada en una encuesta realizada a 259 ejecutivos de asistencia sanitaria y recogido en su ‘Visión 2020 de la Tecnología Sanitaria Digital’. En el documento se señala que la gran mayoría (85%) de los ejecutivos cree que la tecnología se ha convertido en una parte inextricable de la experiencia humana. Además, el 45% de los encuestados dijo que los rápidos avances en nuevas tecnologías e innovaciones científicas están en posición de provocar cambios disruptivos en su industria.

«La intersección entre la tecnología digital y las experiencias de la atención sanitaria se ha acelerado con la pandemia  y liderar el futuro exigirá repensar los supuestos básicos sobre la intersección de las personas y la tecnología», puntualiza Kaveh Safavi, director general de la práctica de Salud de la consultora.

Para el ejecutivo las percepciones de las personas y las relaciones que tienen con la tecnología están cambiando. Para adaptarse, «los pagadores y proveedores de atención médica necesitan rediseñar las experiencias digitales».

Colaboración entre personas y máquinas

La encuesta encontró que el 69% de los pagadores y proveedores de servicios de salud ya están probando o adoptando la inteligencia artificial, lo que permitirá interacciones fluidas entre los humanos y las máquinas. Sin embargo, solo el 39% dijo que tienen un diseño inclusivo o que incluye en sus principios de diseño apoyar la colaboración entre humanos y máquinas.

Además, más de dos tercios (71%) de los ejecutivos creen que la robótica permitirá la próxima generación de servicios en el mundo físico, pero el 54% cree que sus empleados tendrán el reto de averiguar cómo trabajar con los robots.