Cuatro principales tendencias darán forma al futuro del trabajo: alineación del trabajo y valores del futuro, construir resonancia de marca, mejorar la experiencia de empleado y ofrecer un cambio guiado por el talento, según recoge el informe de Mercer Global Talent Trends 2019.

 Cerca de tres cuartas partes (73%) de los directivos prevén cambios significativos en el negocio en los próximos 3 años, frente al 28% en 2018. Los directivos están centrados en adaptar sus organizaciones al futuro, pero hay riesgos significativos relativos al capital humano, como la habilidad para cerrar la brecha de capacidades necesarias o superar el cambio que debe darse en los empleados, que pueden impedir el progreso. Gestionar estas preocupaciones cobra urgencia ya que sólo uno de cada tres directivos considera que su compañía es muy efectiva a la hora de mitigar el riesgo del capital humano.

“En los últimos años, las organizaciones se han anticipado con diferentes acciones para prepararse para el futuro del trabajo. Pero corren el riesgo de desconcertar a las personas con demasiados cambios, ignorando los valores importantes para los empleados e inundándolos con un proceso interminable”, afirma Juan Vicente Martínez, director del área de Career Client Solutions de Mercer.

Estabilidad y conexiones humanas

En el ambiente actual de incertidumbre los empleados buscan estabilidad. El estudio de Mercer concluye que la seguridad en el trabajo es una de las tres principales razones por la que los empleados se unieron a la compañía y la principal razón por la que permanecen en su empresa. Además, uno de cada tres empleados está preocupado por si la inteligencia artificial y la automatización acabará reemplazando su puesto de trabajo. Por ello, desde la consultora destaca que la manera de ayudar a los empleados a sentirse más seguros es fomentar las conexiones humanas. Los empleados que mejoran (en los ámbitos de la salud, la situación financiera y la carrera profesional), son dos veces más proclives a afirmar que su puesto de trabajo se centra en las relaciones y describen su lugar de trabajo como ‘colaborativo’.

“El futuro del trabajo tiene mucho que ver con  la conectividad, la creación de un ambiente de trabajo que atraiga a los empleados mediante la construcción de un sentido coherente de identidad, generando conexiones y usando datos para personalizar la experiencia”, comenta Juan Vicente Martínez.

 


El trabajo del futuro, el futuro del trabajo

  • Alinear el trabajo con los valores del futuro: La inteligencia artificial y la automatización siguen transformando el panorama de la competitividad, el 60% de las compañías planean automatizar más trabajo en los próximos 12 meses. Al mismo tiempo, los denominados altos directivos se rediseñan como el área de inversión de talento con el potencial más alto de retorno de la inversión y el 65% de los empleados piden una mayor claridad en la definición de responsabilidades. El reto de Recursos Humanos es crear una estrategia integrada de personas (un enfoque que llevan a cabo hasta cuatro veces más frecuentemente empresas de gran crecimiento) y aprovechar los análisis del talento para tomar decisiones informadas sobre el tamaño y la estructura de la compañía en el futuro.
  • Construir resonancia de marca: Lo que importa a los empleados y a los que buscan trabajo es la forma en que la compañía lleva el negocio y cómo defiende los valores de su marca. En un mundo social y transparente las líneas entre la marca del consumidor de la compañía y la proposición de valor de talento cada vez están más difuminadas.
  • Mejorar la experiencia de empleado: Una experiencia eficaz y significativa en el día a día del trabajo es esencial para retener al mejor talento. Según el estudio de Mercer, los empleados estarían hasta tres veces más dispuestos a trabajar en una organización que posibilita la toma de decisiones rápida (81% frente al 26%) y que ofrece las herramientas y recursos para desempeñar su trabajo de manera eficiente (82% frente al 30%).
  • Ofrecer un cambio guiado por el talento: Para asegurarse de que el talento está en el centro del cambio, Recursos Humanos debería formar parte de la transformación del negocio. El estudio de este año concluye que el 61% de los líderes de Recursos Humanos está involucrado en el desarrollo de cambios importantes y el 54% está implicado en la ejecución de esos planes. No obstante, sólo dos de cada cinco líderes de Recursos Humanos participaron en la etapa de generación de ideas en las iniciativas de transformación.