Aunque el seguro de Vida continúa afectado por la crisis sanitaria y económica derivada de la Covid-19, las oportunidades que ofrece al sector son numerosas. ¿Cuáles serán las claves para lograrlo? desde Capgemini ofrecen nueve tendencias que marcarán el seguro de Vida durante este año.

1. La relación con el cliente, en el foco del sector

Si bien algunos productos generan una relación natural con el cliente, como los planes dentales con revisiones dos veces al año, los productos de seguro de vida tradicionales ofrecen oportunidades mínimas de relación. Sin embargo, cada vez más aseguradoras de vida ofrecen servicios basados en el intercambio de datos habitual e incluyen recompensas si el cliente lleva un estilo de vida saludable. Este tipo de relación ayuda a las aseguradoras a estar más presentes en la vida de sus clientes, lo que a menudo se traduce en más renovaciones de pólizas.

2. Ventas omnicanal y nuevas formas de interactuar con los clientes

La cuarentena ha restringido la interacción cara a cara, lo que ha desplazado los canales tradicionales de venta a un segundo plano. Al mismo tiempo, la necesidad de una hiperpersonalización y una interacción de ventas digitales más adecuada con el cliente anima a las aseguradoras a explorar nuevas formas de mejorar la experiencia del consumidor a través de nuevos canales.

3. Ofrecer a los clientes opciones de autoservicio

Las plataformas digitales con funcionalidades de autoservicio de principio a fin son útiles para todas las partes de la cadena de valor y ayudan a proporcionar información basada en datos a las aseguradoras y los clientes. A medida que la interacción digital se generaliza en todos los grupos de edad, los clientes exigen una experiencia sin complicaciones. La adopción digital entre clientes de los seguros ya no es una función de la edad.

4. Productos simples, innovadores y diferenciados para una mejor experiencia del cliente

Los aseguradores de vida están desarrollando nuevos productos para atender a las necesidades cambiantes del consumidor. El objetivo es la creación de ofertas sencillas, de fácil contratación y con criterios claros de acceso para aumentar las ventas. En este sentido, las aseguradoras están añadiendo cláusulas que aumentan las coberturas y creando productos híbridos para que su propuesta de valor sea innovadora y atractiva. Por ejemplo, los clientes más jóvenes —millenials y generación Z—demandan de productos simples, innovadores y totalmente digitales. Mientras, los baby boomer quieren productos que les garanticen calidad de vida y tratamientos a largo plazo.

5. Adopción de automatización inteligente

Los procesos administrativos de las empresas de seguros de vida siempre han sido largos, complejos y burocráticos. Además, son especialmente propensos al error humano. Las aseguradoras están explorando opciones para automatizar estos procesos repetitivos con el fin de acelerarlos y reducir los costes operativos. La combinación de tecnologías de inteligencia artificial y aprendizaje automático (machine learning) para utilizar la automatización inteligente es crucial.

6. Fuentes de datos alternativas para decisiones sobre suscripciones

Tradicionalmente, la contratación de seguros de vida ha requerido un tiempo considerable tanto de los trabajadores como de los clientes y las pruebas médicas a menudo desaniman a los usuarios. Desde la pandemia, se ha disparado el uso de herramientas de autodiagnóstico. Esto, unido a la capacidad de usar datos en tiempo real, permite a los aseguradores de vida evaluar los riesgos a lo largo del tiempo, reducir la necesidad de pruebas cara a cara y agilizar la contratación de pólizas.

7. Nuevos métodos de detección y prevención de fraude

El uso de la inteligencia artificial y el análisis de datos en la prevención del fraude ayuda a las aseguradoras de vida a reducir las pérdidas financieras y a mantener su reputación y la confianza de los consumidores. Para ello, las aseguradoras usan IA con el fin de detectar anomalías en el comportamiento de los clientes. El uso de modelos predictivos en los datos de reclamaciones, combinados con datos de otras líneas de negocios, ayudan a estas empresas a identificar y predecir el fraude.

8. Abandono de las plataformas heredadas

Las plataformas heredadas son inflexibles cuando se trata de apoyar los nuevos cambios comerciales. A esto se suma que la infraestructura de TI a menudo es un laberinto de sistemas redundantes costosos de cambiar. Una plataforma moderna reduce la complejidad de los procesos de negocio existentes y permite desplegar rápidamente nuevas capacidades funcionales y automatizar las tareas rutinarias. La modernización de los sistemas básicos y la migración a la nube ofrece la agilidad necesaria para potenciar la estrategia digital de la organización y la flexibilidad para responder a cambios en el sector.

9. Creación de ecosistema con otros actores del sector

El cambiante entorno del sector y la COVID-19 están obligando a las empresas de seguros de vida a adquirir capacidades críticas. La creación de capacidades internas requiere una gran inversión de tiempo y capital. La colaboración con los socios del ecosistema permite a las aseguradoras de vida conseguir estas capacidades mientras se centran en su core business.

Consulta aquí las 10 tendencias claves que transformarán el Seguro de No Vida