Los ciberataques y la pérdida de datos son los principales riesgos a los que se enfrentan los principales ejecutivos de las empresas. A estos se unen nuevas preocupaciones como el impacto de la COVID-19 y el cambio forzado del modelo de trabajo, según pone de manifiesto una encuesta mundial de Willis Towers Watson y Clyde & Co.

La encuesta, que abarca el Reino Unido, Europa, Asia Pacífico y Estados Unidos, identifica los principales riesgos que afectan a la alta dirección en todo el mundo: los ciberataques (el 56%), la pérdida de datos (49%), el riesgo normativo (46%), el riesgo de salud y seguridad (41%) y el riesgo de reclamaciones de empleo (38%) encabezaban la lista de preocupaciones en la edición de este año.

Otras conclusiones clave del informe son:

  • La pandemia del COVID-19 ha llevado a las empresas a utilizar de forma súbita nuevos procedimientos y sistemas, lo que ha incrementado su vulnerabilidad a la pérdida de datos. El trabajo remoto crea, además, un terreno fértil para los ciberdelincuentes.
  • El riesgo normativo y de litigio sigue siendo un reto para las organizaciones, ya que la diversidad de los consejos de administración es ahora obligatoria para la mayoría de las empresas.
  • En esta edición se muestra una preocupación por la insolvencia considerablemente menor que en la última encuesta, a pesar de las especulaciones sobre una posible ola de insolvencias.

“Aunque la encuesta sugiere que administradores y directivos (D&O) están algo menos preocupados por la insolvencia, observamos preocupación entre las aseguradoras por si las reestructuraciones empresariales o financieras, la pérdida de puestos de trabajo y las insolvencias pudieran desencadenar investigaciones sobre la conducta de los directivos y derivar a reclamaciones de D&O”, indica Ulysses Grundey. Asimismo, se está prestando más atención a analizar el gobierno corporativo y evaluar cómo los consejos de administración gestionan los riesgos durante la pandemia”.