Predecir el futuro no es algo que salga especialmente bien. Es difícil que cualquier pronóstico se asimile a la realidad cuando pasa el tiempo y decir qué trabajos serán los más demandados en el futuro es un ejercicio arriesgado.

Sin embargo, podemos ver cuáles son las tendencias que están por venir. La transformación digital, presente cada vez en más sectores, introduce cambios en el tejido productivo: la automatización industrial y la presencia de más sistemas basados en algoritmos de inteligencia artificial cambia la manera en que se producen bienes y servicios.

El tema de la inteligencia artificial y su influencia en los empleos que desaparecerán o en las oportunidades que creará hace que corran ríos de tinta digital. La realidad es que a lo largo de las distintas épocas de nuestra historia, la tecnología ha ido dejando obsoletas algunas ocupaciones, mientras se crean nuevas tareas.

Hoy, ante el auge de la inteligencia artificial, de los robots y, en especial, de las tecnologías de la información, con especial hincapié en los datos (Big Data, Data Analytics, etc.) debemos plantearnos que, en el futuro, existirá una demanda de puestos de trabajo que hoy no se conocen, o que están empezando a detectarse de manera puntual.

Otros trabajos no sobrevivirán, puesto que la automatización y los avances en inteligencia artificial los harán innecesarios. Muchas personas deberán reciclarse.

Principales trabajos futuros: tecnología, datos, bioingeniería

La tecnología ocupa el primer lugar en cualquier ranking de trabajos futuros que nos podamos plantear, y no es para menos. Nuestro mundo es cada vez más tecnológico y necesita de profesionales cualificados para más trabajos. Pero existen otras áreas también importantes que necesitarán cubrir puestos vacantes o de nueva creación.

Las habilidades clave para el empleo del futuro involucran el uso de habilidades humanas como:

  • Elasticidad mental y resolución de problemas complejos.
  • Pensamiento crítico.
  • Creatividad.
  • Talento.
  • Conocimiento interdisciplinario.

Veamos algunos ejemplos de los posibles trabajos más demandados en el futuro:

  1. Especialista en banca digital y criptomonedas: a pesar de que, hoy, las transacciones mayoritarias son de bitcoins y moneda virtual, es de prever que en el futuro tomarán un papel más importante y que existirá demanda de profesionales en el área.
  2. Especialista en alojamiento de datos: uno de los principales escollos actuales en cuanto a almacenamiento, privacidad y seguridad de los datos es la falta de profesionales cualificados. Esta tendencia no hará más que aumentar a medida que crezcan las necesidades de almacenamiento.
  3. Consultor de energías alternativas: las energías renovables crecen en cuota de mercado y son parte de la solución de la descarbonificación, junto con la energía nuclear, y por tanto la demanda de profesionales cualificados irá ligada al crecimiento de la cuota de mercado de las soluciones de energía eólica y solar.
  4. Especialista en ingeniería alimentaria: un campo con gran futuro en la medida en que la población mundial continuará creciendo y, como es lógico, demandará una cantidad de alimento cada vez mayor.
  5. Especialistas en impresión de alimentos en 3D: puede parecer algo fantasioso, pero ya se ha sugerido la posibilidad de sintetizar alimentos y, para dotarlos de una visión más agradable, imprimirlos en 3D para su consumo.
  6. Diseñadores de órganos humanos: no hablamos tan solo de desarrollo de prótesis, sino de síntesis de órganos para trasplantes. Cada vez hay más personas que necesitan un trasplante, pero menos donantes en proporción.

*Artículo publicado en el Blog corporativo de MAPFRE