¿Qué precio tienen los datos? Para seis de cada diez consumidores los descuentos marcan la diferencia ya que estarían dispuestos a compartir información personal significativa, como, por ejemplo, los datos de localización o información sobre el estilo de vida, con su banco y su aseguradora a cambio de precios más bajos en productos y servicios, según revela un estudio global de Accenture basado en una encuesta de 47.000 consumidores de 28 mercados distinto.

El informe pone de relieve que más de la mitad de los consumidores compartirían esos datos para obtener beneficios, incluyendo aprobaciones de préstamos más rápidas, descuentos en membresías de gimnasios y ofertas personalizadas basadas en la ubicación actual.

Llama la atención que al mismo tiempo para los consumidores la privacidad es primordial, con tres cuartas partes (75%) diciendo que son muy cautelosos sobre la privacidad de sus datos personales. De hecho, las violaciones de la seguridad de los datos eran la segunda mayor preocupación de los consumidores, por detrás de los costes crecientes, cuando se les preguntaba qué les haría abandonar su banco o aseguradora.

“Los consumidores comparten datos personales para hacer sus vidas más fáciles, o más interconectadas, y esto se está extendiendo a la forma en que manejamos nuestras finanzas personales”, remarca Piercarlo Gera, director ejecutivo senior de la práctica de Servicios Financieros de Accenture. “Aunque los consumidores quieren que los bancos y las aseguradoras utilicen sus datos para desempeñar un papel activo en la mejora de sus vidas, los bancos deben actuar con cautela, asegurándose de que entienden plenamente a sus clientes, ofreciéndoles ofertas relevantes y en el momento, al tiempo que siguen protegiendo los datos de los consumidores. Este es un llamado para que los bancos y aseguradoras vean a sus clientes como personas con necesidades más allá de sus cuentas bancarias o sus primas”.

Las primas personalizadas, las más deseadas

Los consumidores mostraron un fuerte apoyo a las primas de seguro personalizadas, con un 64% interesado en recibir primas de seguro de coche ajustadas basadas en la conducción segura y un 52% a cambio de primas de seguro de vida vinculadas a un estilo de vida saludable, explica el informe. Además, cuatro de cada cinco consumidores (79%) proporcionarían datos personales, incluyendo ingresos, ubicación y hábitos de estilo de vida, a su aseguradora si creen que esto ayudaría a reducir la posibilidad de lesiones o pérdidas.

En el caso de la banca, el 81% de los consumidores estarían dispuestos a compartir datos de ingresos, ubicación y hábitos de estilo de vida para la aprobación rápida de préstamos, y el 76% lo haría para recibir ofertas personalizadas basadas en su ubicación, tales como descuentos de un minorista. La mitad (51%) de los consumidores quieren que su banco les proporcione información actualizada sobre cuánto dinero tienen hasta el siguiente día de pago, y el 57% quiere consejos de ahorro basados en sus hábitos de gasto.

“Las empresas financieras tienen la enorme responsabilidad de mantener su papel como custodios de confianza de la privacidad de datos”, dijo Bruce Holley, director ejecutivo senior de la práctica de Servicios Financieros de Accenture en Norteamérica. “Los bancos y aseguradoras que no aprovechan la oportunidad de construir esta confianza y mejorar las experiencias de los clientes corren el riesgo de perderse en la fontanería de los pagos o en la compensación de reclamos”.

El apetito por compartir datos difiere en todo el mundo 

El apetito por compartir datos personales con las empresas financieras fue mayor en China, con un 67% de los consumidores dispuestos a compartir más datos para servicios personalizados. La mitad (50%) de los consumidores en los EE.UU. dijeron que estaban dispuestos a compartir más datos para servicios personalizados, y en Europa – donde el Reglamento General de Protección de Datos entró en vigor en mayo – los consumidores se mostraron más escépticos. Por ejemplo, sólo el 40% de los consumidores tanto en el Reino Unido como en Alemania dijeron que estarían dispuestos a compartir más datos con bancos y aseguradoras a cambio de servicios personalizados.

“En Europa, donde las regulaciones bancarias abiertas obligan a los bancos a compartir datos con terceros, los clientes son mucho más reacios a compartir sus datos”, dijo Gera. “Todavía estamos en las primeras etapas de la floreciente revolución de la Banca Abierta en Europa, y espero que las actitudes de los consumidores evolucionen a medida que los bancos inviertan y ofrezcan servicios más relevantes”, añadió.