A pesar de un crecimiento variable de las primas en el mercado de seguros de México, la introducción del marco regulatorio basado en Solvencia II para la industria de seguros mexicana hace tres años no ha sido el factor limitante que algunos observadores del mercado habían anunciado, revela un informe de A.M. Best con el titulado ‘México: Tres años después de Solvencia II’.

El informe afirma que el mercado asegurador mexicano se ha beneficiado del marco de Solvencia II y que sigue ofreciendo importantes oportunidades de crecimiento para las aseguradoras. Así se detalla que desde que se alcanzaron los límites legislativos para la equivalencia de Solvencia II en enero de 2016, el sector asegurador mexicano creció sólo un 0,7% en 2017, pero el pasado año el volumen de primas aumentó un 5,2%. En general, el mercado sigue estando más correlacionado con el crecimiento económico y las condiciones del mercado que con el régimen regulatorio, pero el conservadurismo de las aseguradoras, que evaluaron a fondo el impacto de los diferentes riesgos a los que se enfrentaban de acuerdo con la nueva fórmula para medir su solvencia regulatoria, también podría haber contribuido al bajo crecimiento en el segundo año de aplicación.

Por otro lado, A.M. Best espera un menor crecimiento de las primas en 2019, entre un 2% y un 2,3%, sobre la base de una disminución en el crecimiento económico: La agencia estima que el crecimiento del PIB de México este año será de 1% a 2%. “Este pronóstico considera los efectos potenciales del plan de austeridad propuesto por el presidente Andrés Manuel López Obrador, quien busca recortar el gasto del gobierno al cancelar la cobertura médica mayor privada y, potencialmente, el seguro de vida para los empleados del gobierno”, remarcan.

Un sector fuerte a pesar de las incertidumbres

Para la agencia la incertidumbre sobre el alcance de los futuros proyectos legislativos derivados de las acciones del presidente podría afectar negativamente el desempeño de los proveedores de servicios financieros.

La industria de seguros en México sigue siendo fuerte. La rentabilidad de los fondos propios ha sido superior al 20% y la rentabilidad de los activos ha sido de casi del 3% en los tres años transcurridos desde la introducción del marco de Solvencia II. Una regulación que también ha permitido el fortalecimiento continuo de la base de capital del segmento, manteniendo la industria un apalancamiento neto de primas casi constante, en 2 veces -un nivel que A.M. Best considera apropiado- durante el mismo período.

Impulsar la penetración

Por otro lado, desde la agencia se ha destacado que las normas reguladoras basadas en el riesgo, como Solvencia II, pueden impulsar la penetración de los seguros, ya que proporcionan una mejor evaluación de los diferentes riesgos mediante el uso de herramientas más técnicas. Sin embargo, la ejecución y supervisión del proceso por parte de aseguradoras y reguladores con gran experiencia en el sector, así como un conjunto adecuado de conocimientos técnicos, es fundamental.

De lo contrario, el riesgo de distorsiones del mercado que podrían afectar el entorno competitivo o desplazar el capital y la asignación de activos hacia estrategias menos eficientes, podría disminuir o incluso borrar los beneficios de la modernización de las regulaciones de seguros.

En conclusión, A.M. Best considera que “la capitalización de la industria de seguros en México es la más fuerte, medida por el Mejor Ratio de Adecuación de Capital y la adopción del marco de Solvencia II probablemente continuará promoviendo un desarrollo sólido y fortaleciendo la solvencia de las aseguradoras que participan en el mercado”.