La industria aseguradora debe hacer frente a una nueva realidad: “Es imperativo que las organizaciones de seguros busquen continuamente anticiparse, adaptarse y gestionar los riesgos, además de evaluar la idoneidad e integridad de su estrategia”.

Así lo han puesto de relieve los expertos de KPMG, que se centran en un marco de cuatro fases: Reacción, Resistencia, Recuperación y Nueva Realidad. “Estas fases pueden ayudar a las organizaciones a hacer esto. Según revela el informe de la consultora antes de nada hay que analizar siete macrotemas clave que están influyendo en el sector de los seguros, la economía y la sociedad”.

Los aseguradores individuales se encuentran en diferentes etapas del viaje, aunque la mayoría de ellos se encuentran actualmente en la etapa 2 (Resistencia) o en la etapa 3 (Recuperación). Esto varía en función de varios factores: la geografía, la línea de negocio de los seguros y también lo lejos que ha llegado una organización en su camino hacia la digitalización. En todo esto, y a través de casi todos los aspectos, es fundamental que se digitalice verdaderamente.

El objetivo debe ser lograr una resistencia sostenida frente a la incertidumbre. Tenemos que reconocer que la incertidumbre continuará en el futuro – puede estar con nosotros casi como un estado permanente”, afirma la consultora. «El viaje comenzó sin que las organizaciones se dieran cuenta de que estaban en él hace varios meses. Ahora, está en manos de las aseguradoras el acelerar el ritmo e impulsar su transformación», revelan.

Siete macrotemas que afectan a los aseguradores

Los profesionales de los seguros de KPMG han identificado siete de esos temas que son especialmente relevantes para los aseguradores y a los que deben responder de manera fundamental para poder prosperar en la nueva realidad.

Pueden surgir nuevos productos en torno a pandemias o virus, los productos existentes (por ejemplo, enfermedades críticas) pueden hacerse más populares y los productos basados en el uso (por ejemplo, los automóviles) pueden ganar en popularidad.

1. Digital First, Digital Now

Este primer megatema está situado en el número siete pero como explica el informe, “es absolutamente central y se extiende a todos los temas macro”. “COVID-19 nos ha mostrado la interconexión de múltiples fuerzas y la respuesta debe ser formas digitales de trabajar y originar negocios que impulsen la velocidad, la eficiencia y una mejor experiencia del cliente”. “Las aseguradoras -añaden- han ido históricamente a la zaga de otros sectores en sus esfuerzos de digitalización; ahora, hemos llegado a un momento decisivo. Es hora de que los seguros se pongan al día y resurjan más fuertes y mejor”.

2. La era de la biología:

“Es necesario que haya más flexibilidad, pruebas y espacio físico para acomodar un lugar de trabajo más seguro”, afirma KPMG. Para la consultora, la tecnología desempeñará un papel importante ayudando a mantener el equilibrio entre quedarse en casa y volver a la oficina. Además, pueden surgir nuevos productos en torno a pandemias o virus, los productos existentes (por ejemplo, enfermedades críticas) pueden hacerse más populares, y los productos basados en el uso (por ejemplo, los automóviles) pueden ganar en popularidad. Los productos relacionados con la prevención aumentarán junto con los incentivos en torno a la seguridad

3. La nueva fuerza de trabajo de la realidad:

“El trabajo a distancia se hace más permanente, por ello, se urge un reajuste de las necesidades de trabajo físico frente a las de trabajo a distancia. Asimismo, se esperar impactos en la infraestructura, riesgos (ciber, privacidad, ergonomía en el hogar), productividad, entrenamiento/construcción de habilidades y medición del desempeño”.

4. Modelos de negocio ambidextros:

Este macrotema se centra en una nueva mirada a las operaciones en general. “Los modelos de clasificación de la continuidad y la resistencia se convertirán en un componente básico de los esfuerzos de transformación”. En el casi de la IA y automatización, estas herramientas tecnológicas impulsarán el cambio y el replanteamiento de los modelos operativos de principio a fin.

5. Construyendo la resistencia financiera:

Si se analizan los ratios de solvencia, “es necesario aumentar la elaboración de modelos en tiempo real. Se están desarrollando estrategias más detalladas de gestión del efectivo, al tiempo que se eliminan las barreras al efectivo y el capital atrapados”, añaden. “Habrá un mayor uso de la planificación de escenarios y análisis para obtener una comprensión en tiempo real. Es necesario vigilar más de cerca los bajos tipos de interés, los mercados de valores y las cuestiones crediticias debido a la caída de los mercados financieros”.

6. El cambio climático

Los seguros pueden crear una capacidad de recuperación socioeconómica y posibilitar el desarrollo económico y las vías empresariales para alcanzar los objetivos y metas del cambio climático. La mitigación no sólo es lo correcto, sino que también es una vía hacia la rentabilidad; los aseguradores pueden desempeñar un papel en la adaptación, trabajando con los organismos públicos para crear intervenciones que hagan a las sociedades más resistentes a los efectos del cambio climático (por ejemplo, defensas contra las inundaciones, normas de construcción).

«Hay nuevos riesgos que asegurar, incluidos los riesgos relacionados con las nuevas industrias, como los parques eólicos y las instalaciones de energía alternativa: “Los aseguradores pueden hacer que la financiación se convierta en inversiones más ecológicas, y los interesados se enfrentarán al reto de invertir en iniciativas que no se consideren buenas para el medio ambiente”, detalla.

7. El imperativo de la innovación 

El trabajo a distancia sucedió tan rápidamente que las empresas pueden moverse más rápido. El apetito por la innovación a gran escala y con impacto ha aumentado y las barreras típicas parecen eliminarse o reducirse. La subcontratación para impulsar la innovación. Los aseguradores que buscan reducir los costos y aprovechar las soluciones innovadoras y la infraestructura están mirando hacia los aseguradores.

El acceso a las últimas tecnologías y a los nuevos talentos será fundamental, ya que las aseguradoras se centran en la excelencia operativa, la IA y la automatización.