Smartphones, smartwatches, ordenadores, tablets… los dispositivos electrónicos generan datos constantemente. Toda esta información se almacena en grandes plataformas de Cloud Computing, en la nube, donde con mayor o menor precisión, las empresas trabajan sobre ella. Al menos ha sido así hasta ahora. Nos encontramos en plena evolución o como lo llaman los expertos Edge Computing.

Según se desprende de un artículo publicado en el Blog de Crédito y Caución, en un futuro cercano serán los dispositivos y sensores los que también se ocuparán de procesar los datos. «Esto permitirá a las compañías gestionar los datos de forma más directa, evitando que sus datos viajen hasta lejanos centros de datos o nubes de computación», detalla la aseguradora. El Edge Computing, de la mano del 5G, ofrece la posibilidad de procesar la información de manera más rápida, ya que las compañías podrán analizar y trabajar con los datos casi en tiempo real.

Cambio de hábitos, evitar los datos en la nube

Según se pone de relieve en el artículo, cada vez contamos con más dispositivos a nuestro alrededor que generan datos de forma continua. La evolución del Internet of Things llenará nuestras casas y entornos de trabajo de dispositivos conectados entre ellos y a la red. La mayor parte de estos dispositivos procesarán automáticamente los datos que recopilen, mientras que el resto lo hará a través de nodos en las redes empresariales o industriales a las que estén asociados. La filosofía Edge Computing consiste en evitar la transmisión de los datos a la nube, lo que supondrá un incremento de la eficiencia y un importante ahorro de costes para las compañías.

Estos dispositivos conectados no solo llegan al mercado para simplificar el día a día de los consumidores, sino que además son dispositivos cada vez más potentes y cuentan con softwares más complejos que les permiten llevar a cabo una gestión mucho más eficiente de la información. «Las grandes compañías tecnológicas ya apuntan hacia el Edge Computing, con la certeza de que supondrá un importante avance en cuanto a gestión de datos«, concluye Crédito y Caución.