Existe un gran potencial para que los trabajadores altamente cualificados y con un alto nivel de formación trabajen a distancia tres o más días a la semana con la misma eficacia que si lo hicieran desde una oficina. ¿Sabes cuál es una de las industrias con mayor potencial para teletrabajar? Los seguros.

Esta es la principal conclusión de un reciente análisis del McKinsey Global Institute sobretrabajo a distancia a largo plazo. Según la investigación, que analizó más de 2.000 actividades en más de 800 ocupaciones, tres cuartas partes del tiempo dedicado a actividades en los sectores de las finanzas y los seguros pueden realizarse a distancia sin pérdida de productividad. Estas actividades incluyen el análisis de la información, la tramitación de siniestros y la suscripción de seguros.

Parte de la razón por la que el sector de los seguros está preparado para el éxito del trabajo a distancia es porque una gran parte del sector opera en economías avanzadas.

Reconstruir procesos y talento

El sector de los seguros está experimentando una transformación digital radical, en la que gran parte de esa evolución se centra en la reconstrucción de los procesos de adquisición de talento y de los canales de distribución. A medida que los ejecutivos de seguros buscan aumentar su número de empleados digitales, una recomendación es contratar a los mejores talentos, independientemente de la geografía, que trabajarán a distancia.

Antes de la pandemia, algunas aseguradoras se mostraban reacias a hacerlo, pero la crisis ha demostrado que las aseguradoras pueden formar con éxito equipos ágiles virtuales, ofrecer asesoramiento de seguros a distancia y gestionar la venta de pólizas y la gestión de siniestros rutinarios a distancia.

«Muchas aseguradoras también están estudiando cómo el trabajo a distancia puede ayudarles a diversificarse, especialmente en lo que respecta a las funciones técnicas, un área en la que históricamente las empresas han tenido dificultades para progresar», subraya los expertos de la consultora.

El hecho de que las finanzas y los seguros estén preparados para convertirse en líderes en entornos de trabajo a distancia subraya aún más la necesidad de que las aseguradoras realicen progresos significativos en el desarrollo de sus capacidades digitales.

«Nuestra investigación muestra que la necesidad de habilidades tecnológicas en el sector aumentará un 55% desde ahora hasta 2030, mientras que la necesidad de habilidades físicas y manuales disminuirá un 14%. En el caso de los siniestros, cabe esperar que el 50% de las tareas asociadas a esa función se automatice. Dada la aceleración del avance digital en general, esperamos que esta tendencia continúe.

El mundo mira hacia un modelo híbrido

Además, -añade- una plantilla totalmente remota -e incluso un modelo híbrido- plantea retos tanto en la creación de una cultura fuerte y cohesionada dentro de una organización como en la propuesta de valor para los empleados. En el caso de las aseguradoras globales, esa mezcla de trabajo en la oficina y a distancia puede complicarse aún más por las diferentes experiencias híbridas entre países o ubicaciones.

No osbtante, dado que la mayor parte de los trabajos en el sector de los seguros puede realizarse con éxito con una buena conexión a Internet, considerar opciones totalmente remotas o modelos híbridos podría ser una vía ventajosa que las aseguradoras deberían explorar», afirman los expertos.

Aunque volver a una oficina puede tener una gran carga emocional, con el tiempo esperamos que el mundo se asiente en un modelo híbrido, con algunos días en la oficina y otros trabajando a distancia. Algunos directivos siguen prefiriendo estar en la oficina todos los días, pero esos líderes tendrán que modelar el comportamiento que les gustaría que su gente siguiera. «Una opción híbrida permite a las empresas replantearse su huella inmobiliaria, a la vez que ayuda al sector a desprenderse de las percepciones acartonadas que algunos profesionales del sector, en particular los millennials, han caracterizado como un detractor para atraer a nuevos talentos».

A medida que los ejecutivos de las aseguradoras continúan reuniendo su talento digital, el análisis afirma «que la eficacia de las configuraciones de trabajo a distancia a largo plazo debería ser un factor en sus planes de personal y ayudarles a desarrollar propuestas de valor para el empleo más innovadoras».