Realizar una radiografía sobre la mujer y el emprendimiento no es tarea sencilla: Dado que los datos que arrojan los diferentes estudios pueden ser tanto complementarios. como antagónicos. Sin embargo, hay un hecho claro y es que cada vez son más las mujeres que ponen en marcha un proyecto de cero con la total convicción de que resultará exitoso. América del Sur y Centroamérica son las regiones donde se concentra un mayor porcentaje de emprendedoras con respecto a la población total.

Esa tenacidad está consiguiendo igualar unas cifras que aún caen del lado masculino, mucho más habituado a emprender dada su posición predominante en el mundo empresarial. Se acorta la distancia entre el emprendimiento femenino y el masculino, aunque lo hace en desigualdad de condiciones, lo que dificulta la presencia de mujeres en puestos directivos. En la última edición el programa insur_space by Mapfre, de las 253 propuestas de startups que se presentaron solo el 16% había sido fundada por una mujer lo dirigía, el 12% contaba con una directora ejecutiva y cerca del 30% contaba con mujeres en los puestos directivos más altos.

Cerrar la brecha

MAPFRE forma parte del clúster de empresas ClosinGap, que en el mes de marzo presentó en España el primer indicador sobre el coste de oportunidad de la desigualdad de género en la economía, en colaboración con PwC, y reflejó que el cierre de las brechas de género aportaría 231.000 millones al PIB y amplió la información relativa a la radiografía de estas brechas en los ámbitos de la conciliación, el empleo, la educación, la digitalización, y la salud y el bienestar.

En Latinoamérica, una de cada tres mujeres carece de ingresos propios y se teme que la pandemia provoque un retroceso de casi diez años en este ámbito, según datos de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

Accede aquí al artículo completo: https://www.mapfre.com/actualidad/sostenibilidad/mujeres-emprendedoras-barreras/