«El riesgo base no tiene por qué ser el enemigo de los productos de seguro paramétrico”, así lo afirman de los especialistas de S&P Global se sustentan en paliar las preocupaciones que podría socavar la confianza en la cobertura.

“A diferencia del seguro de indemnización tradicional, donde el pago depende de la pérdida sufrida por el asegurado, las coberturas paramétricas pagan cuando los elementos mensurables de una catástrofe, como la velocidad del viento, superan un umbral predeterminado. Este seguro utiliza índices estadísticos de pérdidas, en lugar de pérdidas reales, como desencadenante del pago”, detallan

El seguro paramétrico y el seguro por índice se consideran herramientas clave en los esfuerzos por cerrar la brecha de protección para las catástrofes naturales. Si bien estos productos no son adecuados para cubrir a los asegurados individuales, se están empleando a nivel empresarial, regional y nacional.

Lo mejor… y lo peor…

Su principal ventaja, detalla el artículo, es que una cantidad de dinero puede fluir rápidamente hacia donde se necesita después de un desastre o en algunos casos antes de que una catástrofe haya ocurrido, ya que no hay necesidad de realizar complejas y largas evaluaciones de pérdidas.

Pero su talón de Aquiles es el riesgo de base y la probabilidad de que los pagos no coincidan con las pérdidas incurridas. Si la estación meteorológica utilizada para medir la velocidad del viento para un disparador paramétrico está alejada de la propiedad que está siendo cubierta, por ejemplo, el asegurado podría sufrir grandes pérdidas y no recibir ningún pago.

Socavar la confianza

El riesgo de base existe en las pólizas de seguro de indemnización estándar, pero es más pronunciado en los productos paramétricos y vinculados a índices debido a la relación más distante entre la pérdida y el pago.

Cuando los productos no se pagan como se espera, se puede socavar la confianza. Daniel Clarke, director del Centro de Protección de Desastres del gobierno británico, afirma  en una entrevista que, si bien había «buenas razones» para el «notable crecimiento» de los productos de seguros paramétricos y de índice, en algunos casos hay preguntas sobre si los compradores entienden realmente lo que están recibiendo, y puede haber «grandes ramificaciones» si esos compradores son gobiernos”.

«No es bueno para nadie que la gente compre el producto equivocado, pero tampoco es bueno para el emisor del seguro en términos de su confianza y su marca», remarcó y añadió que la solución del problema «es principalmente una cuestión de comunicación, así como en parte una cuestión de diseño».