Tesla lo vuelve a hacer y da un paso pionero hacia la era digital. La compañía acaba de invertir 1.500 millones en Bitcoin y se convierte el primer gran fabricante de automóviles en aceptar el bitcoin como medio de pago.

«Como parte de la política, podemos invertir una parte de nuestro efectivo en ciertos activos de reserva alternativos, incluidos activos digitales, lingotes de oro, fondos negociables en bolsa de oro. A partir de entonces, invertimos un total de 1.500 millones en bitcoin. Además, esperamos comenzar a aceptar bitcoins como una forma de pago para nuestros productos en un futuro cercano», ha afirmado la compañía en su escrito.

Flexibilidad y diversificación

Pero por qué ha comprado tantos Bitcoin. Según revela la propia compañía, para «tener más flexibilidad» y así poder diversificar el negocio, pero también para «maximizar el rendimiento de su efectivo».

La empresa explica que Bitcoin es un activo «altamente líquido», pero que los precios de los activos digitales son «altamente volátiles». «La prevalencia de estos activos es una tendencia relativamente nueva y su adopción a largo plazo por los inversores, consumidores y empresas es impredecible», asegura.

Tras este anuncio al regulador estadounidense (SEC), el precio del Bitcoin se ha disparado este lunes hasta nuevos máximos históricos: más de un 14% en las últimas 24 horas hasta los 44.000 dólares. El efecto colateral es que la cotización de la propia Tesla ha subido un 2% inmediatamente.

De esta forma, Tesla se ha convertido en la segunda compañía con mayor asignación en bitcoin. En primer lugar está MicroStrategy y la tercera en el podium Galaxy Digital. A través de sus redes sociales, Elon Musk, CEO de Tesla, se ha mostrado especialmente activo durante las últimas semanas en relación al uso de las criptomonedas. Sin duda, esta apuesta del fabricante diluye cualquier desconfianza hacia esta moneda y abre un nuevo abanico en las inversiones.