En el camino hacia la transformación digital muchas empresas buscan herramientas que puedan facilitar la innovación tecnológica. Pero en esta travesía existen una serie de retos: desde el cambio de mentalidad del equipo hasta la cultura organizativa o más en detalle, cuestiones técnicas. En este campo muchas dudas de las compañías se centran en cómo usar APIs en los sistemas. Y es que como explican en este artículo la insutrech brasileña GR1D Insurance, especializada en APIs, el mercado aún no entienden cómo se reúne en una sola plataforma a todos aquellos involucrados que necesitan trabajar en asociación para hacer posible este tipo de tecnología.

En el artículo se explica cómo se está transformando la industria y por qué es necesario prestar atención a los mercados de API. «Cuando una empresa busca soporte para una solución, es porque quiere tener una plataforma simple y completa que pueda optimizar su trabajo de una manera sencilla». Es decir, detallan, «de mantener siempre disponible un mercado que facilite la búsqueda de cualquier API necesaria para los sistemas de seguros y, por lo tanto, de garantizar una mayor asertividad en la elección».

Uno de los diferenciales que ofrecen desde esta insurtech es la entrega de interfaces de aplicación con documentación completa. Esto, afirman, «hace que el trabajo del desarrollador sea mucho más fácil y eficiente. Después de todo, si la documentación tiene un problema, cuando se trata de integrar la API con el sistema, los fallos en el intercambio de información comprometerán la finalización del trabajo», dice Renato Terzi, CEO de la insurtech.

La buena noticia -añade- es que con un socio todo puede ser más sencillo. Para la integración de aplicaciones dirigidas al ecosistema de seguros, la plataforma GR1D Insurance se apoya en Brazilian Open Insurance. A través de su mercado API, la empresa ayuda a organizaciones de todos los tamaños a construir los mejores sistemas.

“Un desarrollador puede crear una API, pero será mucho más costosa. Dependiendo del número de profesionales involucrados y de la complejidad del sistema, esta construcción puede durar hasta un año. En contraste, dependiendo de la demanda, con el uso de una API, en dos días el sistema puede estar listo. Es decir, aunque el uso de la misma no sea gratuito, dado que algunos tipos de API tienen un coste de uso, la inversión en una API da sus frutos. Después de todo, el costo es mucho menor que el recurso que se pretende desarrollar, especialmente si el cliente tiene urgencia”, concluyen.