Lo digital está en todas partes. ¿Cómo podemos competir y tener éxito en este nuevo mundo? Las empresas necesitan un enfoque renovado para equilibrar el «valor» con los «valores», es decir, alinear su impulso para crear “valor empresarial con los valores y expectativas de sus clientes y empleados”.

De acuerdo con el informe Visión 2020 de Accenture Technology ‘Nosotros, la gente post-digital: ¿Puede su empresa sobrevivir al ‘choque tecnológico’?’, aunque las personas está incorporando la tecnología a sus vidas, más que nunca, los intentos de las organizaciones por satisfacer sus necesidades y expectativas pueden quedarse cortos. A medida que las empresas entran en la década de cumplimiento de sus promesas digitales -y en un mundo en el que la tecnología digital está en todas partes- se requiere una nueva mentalidad y un nuevo enfoque.

Según se desprende del informe, nos encontramos ante un choque tecnológico entre modelos de negocio y tecnología. Además, este choque es incongruente con las necesidades y expectativas de las personas.

Por eso, de los más de 6.000 ejecutivos que ha encuestado Accenture; el 83% reconoce que la tecnología se ha convertido en una parte inextricable de la experiencia humana. Como parte de la investigación de este año, también se ha encuestado a 2.000 consumidores; el 70% afirmó que se espera que su relación con la tecnología sea más o significativamente más prominente en los próximos tres años.

Un desafío y un camino para resolverlo

«Deslumbrados por la promesa de la tecnología, muchas organizaciones crearon productos y servicios digitales sin considerar plenamente las consecuencias humanas, organizativas y sociales», dijo Paul Daugherty, director de tecnología e innovación de la consultora. «Hoy estamos viendo un choque tecnológico causado por la tensión entre las expectativas de los consumidores, el potencial de la tecnología y las ambiciones empresariales. Estamos en un importante punto de inflexión de liderazgo». Para el ejecutivo, «debemos cambiar nuestra mentalidad reexaminando nuestros modelos fundamentales de negocio y tecnología y creando una nueva base para la competencia y el crecimiento».

Si las organizaciones continúan con los modelos existentes, no sólo corren el riesgo de irritar a los clientes o de desentenderse de los empleados, sino que podría limitar permanentemente el potencial de innovación y crecimiento futuros. Pero el choque tecnológico es un desafío que puede ser resuelto, afirma Accenture.

Hay cinco tendencias claves que las empresas deben abordar en los próximos tres años para desactivar el choque tecnológico y realizar nuevas formas de valor empresarial:

  1. La I en la experiencia

    Las organizaciones necesitarán diseñar experiencias personalizadas que amplifiquen la agencia y la elección de un individuo. Esto convierte a las audiencias pasivas en participantes activos, transformando las experiencias unidireccionales -que pueden dejar a las personas sintiéndose fuera de control y fuera del bucle- en verdaderas colaboraciones. Cinco de cada seis ejecutivos de negocios y de TI encuestados (85%) creen que competir con éxito en esta nueva década requiere que las organizaciones eleven sus relaciones con los clientes como socios.

  2. AI y yo

    La inteligencia artificial (IA) debería ser un factor que contribuya a la forma en que las personas realizan su trabajo, en lugar de ser un respaldo para la automatización. A medida que crecen las capacidades de la IA, las empresas deben replantearse la labor que realizan para que la IA sea una parte generadora del proceso, con la confianza y la transparencia como eje central. En la actualidad, sólo el 37% de las organizaciones utilizan el diseño inclusivo o los principios de diseño centrados en el ser humano para apoyar la colaboración entre el ser humano y la máquina.

  3. El dilema de Smart Things

    Las suposiciones acerca de quién es el dueño de un producto están siendo desafiadas en un mundo que está entrando en un estado de «beta para siempre». A medida que las empresas tratan de introducir una nueva generación de productos impulsados por las experiencias digitales, abordar esta nueva realidad será fundamental para el éxito. Casi tres cuartas partes (74%) de los ejecutivos informan que los productos y servicios conectados de su organización tendrán actualizaciones en los próximos tres años.

  4. Robots y su «naturaleza»

    La robótica ya no está contenida en el almacén o en la fábrica. Con 5G acelerando rápidamente esta tendencia, cada empresa debe repensar su futuro a través de la lente de la robótica. Los ejecutivos están divididos en sus opiniones sobre cómo sus empleados adoptarán la robótica: El 45% afirman que sus empleados serán desafiados a averiguar cómo trabajar con los robots, mientras que el 55% cree que sus empleados descubrirán fácilmente cómo trabajar con ellos.

  5. ADN de la innovación

    Las empresas tienen acceso a una cantidad sin precedentes de tecnología disruptiva, como los libros de contabilidad distribuidos, la IA, la realidad extendida y la computación cuántica. Para gestionarlo todo -y evolucionar a la velocidad que exige el mercado actual- las organizaciones tendrán que establecer su propio ADN de innovación único. Tres cuartas partes (76%) de los ejecutivos creen que lo que está en juego para la innovación nunca ha sido tan importante como ahora, por lo que para hacerlo «bien» se necesitarán nuevas formas de innovar con los socios del ecosistema y las organizaciones de terceros.

Muchas startups y compañías disruptoras ya están tomando medidas para abordar la brecha entre las expectativas de las personas y los estándares de hoy en día. Cambiar el enfoque y  centrarlo en el ser humano será lo que definirá a las organizaciones líderes en el futuro, concluye la consultora.