Moody’s ha afirmado las calificaciones de fortaleza financiera de seguros en moneda local, escala global (GLC, por sus siglas en inglés) y en escala nacional (NS, por sus siglas en inglés) de 13 aseguradoras y 6 entidades garantizadoras de Argentina. La perspectiva de las calificaciones IFS GLC de las 19 entidades ha cambiado a negativa desde estable, mientras que la perspectiva de sus calificaciones IFS NS correspondientes permanece estable.

Según revela el documento esta acción de calificación del portafolio de aseguradoras y entidades garantizadoras argentinas se deriva del cambio de perspectiva a negativa desde estable por Moody’s Investors Service sobre la calificación B2 correspondiente a los bonos soberanos de Argentina. Así, según la agencia, la perspectiva negativa considera el hecho de que una posible baja en la calificación soberana de Argentina ejercerá presión a la baja en los perfiles crediticios de las compañías y, por lo tanto, una disminución de las calificaciones, lo cual refleja la evaluación de Moody’s de una alta correlación entre sus perfiles crediticios y los del soberano. Esta correlación tiene en cuenta el grado de dependencia que los negocios de las compañías tienen con el entorno macroeconómico y financiero local —exacerbado por la falta de diversificación de sus operaciones en otras jurisdicciones fuera del país— así como sus exposiciones directas e indirectas al soberano, que pesan sobre sus perfiles de calidad de los activos, adecuación del capital y flexibilidad financiera.

Moody’s también señaló que las perspectivas de las calificaciones IFS NS de todas las compañías se mantienen estables, dado que su calidad crediticia en relación con otras entidades argentinas probablemente permanecerá sin cambios en caso de una baja de la calificación de bonos soberanos.

Asimismo afirman que los siguientes factores podrían llevar a una baja de las calificaciones de las 13 aseguradoras y las 6 entidades garantizadoras con perspectivas negativas:

1) una baja de la calificación de bonos soberanos de Argentina,
2) un deterioro del entorno operativo del país,
3) un deterioro de la calidad de los activos, la rentabilidad o la adecuación del capital de las compañías. Dada la perspectiva negativa de las calificaciones IFS GLC de las compañías, es poco probable que se produzca una suba de calificación.

No obstante, los siguientes factores podrían hacer que la perspectiva vuelva a estable:

1) un cambio de la perspectiva soberana de Argentina a estable,
2) una mejora del entorno operativo de seguros del país,
3) una mejora de la calidad de los activos, la rentabilidad o la adecuación del capital de las compañías.