Por Javier Gomez, vicepresidente y suscriptor de Seguros Sénior, Riesgo Político, Crédito y Bonos AXA XL

 

América Latina es una región diversa, con economías en diferentes etapas de madurez y buenas perspectivas de crecimiento. Esa combinación sigue atrayendo la inversión extranjera, lo que convierte a América Latina en un mercado interesante para el seguro de crédito comercial y de riesgo político. Si observamos la región en términos generales, los inversores extranjeros y las instituciones financieras encuentran una combinación intrigante de riesgos y oportunidades. Los mercados de América Latina tienen agitación política, crisis financieras y cambios inminentes en sus regímenes.

Pero la región también ofrece focos de estabilidad política y económica, y sólidas oportunidades para el comercio y el desarrollo. Desde el punto de vista del riesgo político y del crédito comercial, existen cuatro lentes principales a través de las cuales se puede ver el panorama para América Latina. Entre ellas se encuentran:

Comercio

A pesar de una tendencia histórica hacia la retórica nacionalista y aislacionista, los gobiernos más recientes en América Latina están adoptando políticas centristas que apoyan la expansión del comercio. Por ejemplo, incluso Argentina en medio de la lucha contra una crisis financiera, está consolidando acuerdos internacionales. Los gobiernos anteriores de Colombia han estado abiertos al comercio y su nuevo gobierno ha adoptado un enfoque pragmático y favorable para al comercio. México parece haber llegado a un acuerdo con los Estados Unidos con el nuevo USMCA (Acuerdo entre los Estados Unidos, México y Canadá, por sus siglas en inglés). El Banco Mundial prevé que el crecimiento regional cobrará impulso en el corto plazo, aumentando a un 2% en 2018 y a un 2.6% en 2019.

Elecciones

Tres de las economías más grandes de la región, Brasil, Colombia y México, celebraron en 2018 elecciones presidenciales con miras a reformar sus gobiernos. En junio, Colombia eligió a Ivan Duque, su presidente más joven en la historia moderna, y su compañera de postulación, Marta Lucia Ramírez, se convirtió en la primera vicepresidenta de Colombia. En julio, México eligió a un candidato de izquierda, Andrés Manuel López Obrador, por primera vez en décadas. Obrador hizo una campaña en la que se compromete a acabar con la corrupción desenfrenada y a reducir la pobreza a través de programas de gasto social. Los brasileños acudieron a sus urnas el  7 de octubre, con un amplio número de candidatos entre los que elegir. Tras la peor recesión del país hasta la fecha y los escándalos gubernamentales de alto perfil, los brasileños parecen estar listos para el cambio.

Retos

Uno de los mayores desafíos en todos los mercados de América Latina es la corrupción. Es un factor clave que los inversores deben tener en cuenta. La mayoría de los países de la región carecen de un marco institucional para crear un Estado de derecho cohesivo, por lo que seguimos viendo nepotismo, sobornos y malversaciones.

Algunos casos de corrupción de gran tamaño relacionados con el soborno de funcionarios públicos han generado pérdidas para los inversores. En 2016, el Departamento de Justicia de los Estados Unidos, Brasil y Suiza descubrieron conjuntamente lo que el Departamento de Justicia calificó como el mayor caso de soborno en el extranjero. Implicó que el contratista global de Odebrecht ganara las ofertas del proyecto a través de un esquema elaborado y generalizado para pagar a los políticos en más de 10 países de América Latina, particularmente en Brasil. Estos casos han socavado la confianza en un momento en que la inversión extranjera está fluyendo hacia proyectos importantes de infraestructura y generación de energía.

La corrupción se ha generalizado tanto que poderosos candidatos políticos fueron expulsados de las elecciones en Brasil. El ex presidente brasileño Luiz Inacio Lula da Silva, fue condenado a 12 años de prisión por corrupción y lavado de dinero y fue uno de los principales candidatos en las elecciones presidenciales del país hasta que la Corte Suprema dictaminó en septiembre que sus condenas lo hacían inelegible. En una nota positiva, la lucha contra la corrupción es parte de la plataforma de los nuevos presidentes de México y Colombia y una importante promesa de campaña de los candidatos restantes en Brasil.

La respuesta del mercado de seguros

Los seguros consisten en asumir riesgos, y hay muchos en América Latina. AXA XL es optimista sobre el futuro de la región y está abierta a los negocios en toda América Latina. Las economías de la región tienen una gran cantidad de proyectos importantes de infraestructura en generación de energía, carreteras, petróleo y gas, que requieren financiación a largo plazo, lo que en última instancia ayudará a América Latina a salir de sus problemas anteriores y seguir creciendo. En un momento en que algunas aseguradoras están retirando o limitando los plazos de los programas de crédito comercial, es importante que los inversores y los bancos sepan que las compañías de seguros como AXA XL tienen experiencia en riesgo político, crédito comercial y bonos, y están comprometidas con América Latina a largo plazo.