El pasado 1 de enero, en México, se incorporó la obligatoriedad de  que todo vehículo disponga de un seguro para transitar por las carreteras federales mexicanas. Se trata de un seguro de responsabilidad civil por daños y lesiones corporales a terceros. La cantidad mínima para daños materiales se ha fijado en 50.000 pesos (unos 2.581 dólares), mientras que para heridas e indemnización por muerte será de 100.000 pesos (5.162 dólares).

También se han establecido sanciones para los conductores que no cuenten con una póliza en vigor. El artículo 74 Bis de la Ley de Caminos, Puentes y Autotransporte Federal establece una sanción de 20 a 40 días de salario mínimo, unos 4.000 pesos (206 dólares).

El seguro de Autos es obligatorio para circular en todas las vías de la mitad de las entidades federativas del país, como Ciudad de México, Nuevo León, Estado de México y Jalisco.