Colaborar, innovar, pasar del despacho al equipo y empoderarlo, simplificar procesos, restructurar tiempos, ser flexible, no tener miedo al fracaso y estar abiertos a un aprendizaje continuo. ¿Cumple tu organización estos principios? Si la respuesta es sí, enhorabuena, porque estás en el camino, o ya lo eres, de ser una organización Agile. Si la respuesta es no, desgranaremos a continuación algunas de las claves para serlo gracias a una jornada impulsada por APD y EY centrada en ‘Organizaciones Ágiles’.

“Hace 14 meses comenzamos un proceso de transformación hacia estructuras dinámicas”, detalla Juan Carlos Rondeau, subdirector general de RRHH: Organización, Talento y Movilidad en MAPFRE, que reconoce que hoy en día “todo el mundo quiere ser ágil, eficaz y tener foco. Hay que adaptar la cultura del mundo digital y hacerlo de forma consistente. De forma estructurada e inclusiva, sin que nadie se quede fuera. Además, tiene que tener una hoja de ruta clara”, explicó Rondeau.

El camino que la aseguradora ha emprendido tiene algunas de las claves en el trabajo flexible, el teletrabajo, trabajo remoto, colaborativo y horario flexible. Todo esto, además, a nivel global, ya que MAPFRE está en numerosos mercados y “esto era un esfuerzo extra. Hicimos un “trabajo colaborativo, a nivel global con 45 países, y adaptarlo a todos los procesos, desempeño, compensación… el reto está ahí y tiene que ser muy tangible”, remarcó. “Y es que al final -añadió- se trata de que todos los perfiles se sientan integrados”.

Todo este proceso de transformación, tal y como desgranó ayer Juan Carlos Rondeau, se sustenta en que el ‘Let movite ; Colabora, innova y agiliza’ no se quede en un power point”. Y es que, como explicó, esto se sustenta a nivel global del grupo ya que “todos debemos tener la misma herramienta a nivel de recursos humanos, desde el proceso de selección, con preguntas que incluyen cómo eres de colaborador y ágil, hasta una app en la que también se testea cómo eres de colaborador”. La clave, como explicó, es que todo pase por estos tres comportamientos, tanto en la parte de compensación “que estén acorde a los proyectos, pero que sean transparentes” como en la mentorización o en la de formación. “Potenciamos el autoaprendizaje, queremos que el empoderamiento pase por resultar atractivo, que el empelado dibuje su propio desarrollo; que todo sea consecuente y que esté alineado ha sido el reto más importante”, apuntó.

Por último, explicó que el impacto en productividad se solventa con “el apadrinamiento de los mandos líderes, dando un empoderamiento total”. Al final, es difícil una normalización a nivel global, por ello, según reconoció, intentaron que “todos los indicadores se tradujeran en rentabilidad”, concluye Juan Carlos Rondeau.

Junto a Juan Carlos Rondeau participaron en la mesa redonda Encarna Maroño, directora Organización & Soluciones de Adecco, y Alejandro Pociña, presidente y consejero delegado de SteelCase.

Un viaje de descubrimiento

La jornada de ayer incluyó la ponencia de Ricardo Forcanoglobal head of Engineering & Organization de BBVA y Ruth Ortiz, líder de Disciplinas de Personas y de la Tribu Experiencia Empleado en Telefónica. Ambos desgranaron cómo se habían convertido en una Organización Agile. En concreto, Forcano trasladó al auditorio a una travesía, explicando los pasos del proceso de transformación de la entidad, un proceso que, como detalló, “está siendo un viaje de descubrimiento y transformación”.

Partiendo de un análisis exhaustivo de la compañía y también de la creciente competencia, desde la entidad decidieron transformarse para ser una compañía Agile. ¿Cómo? “De la mano de equipos multidisciplinares, que tuvieran dedicación full time y que estuvieran en el mismo espacio físico”.

Pero también cambiando los tiempos ya que esta limitación temporal favorece la priorización de objetivos/tareas y fuerza la toma de decisiones. “Timeboxing: tienes tres semanas y en tres semanas debes ser capaz de entregar algo. Hay que romper el paradigma de gran idea de invertir mucho tiempo y luego comprobar si funciona. Ahora vamos a cocrear con el cliente de forma paralela. Con esto nos dimos cuenta de que rompíamos muchos corsés que teníamos”.

Junto a todo esto, Forcano habló de evolucionar en el concepto de liderazgo y empoderar a los equipos: “Los equipos se convirtieron en dueños de sus proyectos y vieron el impacto directo que tenían estos proyectos. La respuesta era mejor, con más calidad”.  “La esencia – concluyó- en el proceso de transformación es: el aprendizaje continuo en la organización, testar, aprender y esto te va a dar respuesta para afrontar los modelos y la transformación digital. Y tener la capacidad de cambiar, de forma continua y de forma rápida”.