Cada vez más, las compañías de seguros se exponen a riesgos medioambientales, sociales y de gobierno corporativo (ESG, por sus siglas en inglés) que pueden influir en su capacidad para cumplir con sus obligaciones financieras y, por lo tanto, afectar a su solidez crediticia. Así lo indica el Servicio de Inversores de Moody’s en un reciente informe.

«Los riesgos ESG se han vuelto más importantes para las aseguradoras en los últimos años debido a la evolución de las regulaciones y las decisiones políticas, el cambio climático y los cambios demográficos«, afirma Brandan Holmes, vicepresidente y director de Créditos de la agencia.

«El cambio climático, en particular, genera una mayor incertidumbre para las aseguradoras, tanto en lo que respecta a las expectativas de frecuencia y gravedad de las catástrofes naturales como a la exposición al riesgo de transición desde la economía de carbono a través de sus carteras de inversión y la posibilidad de activos varados», añade.

Financiación sostenible

Según Moody’s, las aseguradoras están a la vanguardia del movimiento de la financiación sostenible, porque controlan una parte significativa de los activos de inversión global, al tiempo que proporcionan capacidades de transferencia de riesgos «que son fundamentales para el funcionamiento del comercio y la sociedad».

Un mayor énfasis en las finanzas sostenibles está configurando el comportamiento de los aseguradores y un número creciente de compañías está implementando estrategias centradas en ESG en los aspectos de inversión y aseguramiento, incluidas las políticas para excluir la participación en los sectores dependientes del carbón para uso en centrales térmicas».

«Las aseguradoras de No Vida son más vulnerables al riesgo medioambiental, mientras que las Vida son más susceptibles a riesgos sociales, como un aumento en la petición de indemnizaciones relacionados con la epidemia por el uso de opioides en Estados Unidos». Así pues, la exposición a los factores ESG de las aseguradoras también varía según el territorio, debido a las diferencias en las características naturales, reglamentarias y sociales de las distintas regiones.