Aunque el crecimiento del seguro cibernético es una buena noticia para el mercado de seguros. No obstante, no hay que olvidar que incluso las aseguradoras que no ofrecen cobertura cibernética podrían verse afectadas financieramente, ya tienen que cubrir el coste de las reclamaciones relacionadas con la ciberseguridad debido a la redacción ambigua de las pólizas, según GlobalData.

En concreto, mirando el mercado de seguros cibernéticos de Reino Unido se revela que todavía es incipiente, especialmente en comparación con productos más establecidos. Sin embargo, la tasa de crecimiento es sustancial. Los resultados de la Encuesta de Seguros de PYMES (Global Pymes) de 2018 de GlobalData revelaron que el 27,2% de las pymes tenían ciberseguros, lo que representa un aumento de 14 puntos porcentuales en comparación con 2017.

Para Daniel Pearce, analista de seguros de la firma, el crecimiento en la suscripción se debe a varios factores como una “mayor conciencia de las empresas sobre su exposición a los riesgos cibernéticos”, pero no solo entre los que ya cuentan con una póliza específica, puesto que el porcentaje de pymes que detectaron ciberataques “fue mayor que el porcentaje de ellas que contaba con un seguro entre 2016 y 2018. Por ejemplo, en 2018, el 40% de las microempresas detectaron una violación cibernética, pero solo el 14% tenía un seguro cibernético establecido”.

Interrupción del negocio

Esta situación significa que las aseguradoras pueden estar expuestas a cubrir el coste de los cibersiniestros a través de las pólizas tradicionales, por ejemplo, si existe la cobertura de interrupción del negocio, en opinión de GlobalData. De hecho, AIG planea garantizar que su exposición esté claramente definida mediante la transición hacia un seguro cibernético afirmativo. Por eso, a partir de 2020 todas sus pólizas de daños cubrirán o excluirán de manera taxativa los riesgos cibernéticos físicos y no físicos.

“Esto ayudará a garantizar que los asegurados comprendan claramente qué peligros cibernéticos están cubiertos a través de una póliza que no es específica para ese riesgo. Esto, a su vez, ayudará a los empresarios a identificar más fácilmente los beneficios ofrecidos por un producto especializado en ciberseguros”, añade Pearce.