Teniendo en cuenta los cambios llevados a cabo en la industria de los hedge funds, los gestores deberían asumir un mayor riesgo para poder combatir el actual entorno económico negativo. Así lo afirma  WILLIS TOWERS WATSON en el informe ‘The New Way’, que pone de relieve que la ventaja competitiva que brindan la inversión este tipo de activos se está viendo afectada por restricciones estructurales, no solo macroeconómicas, sino, sobre todo, relacionadas con el foco del sector sobre el “riesgo empresa”, en lugar del riesgo de inversión.

De esta forma, el mercado alcista de renta variable y el incremento de la volatilidad han contribuido a una reducción del alpha en los últimos años, aunque los datos sugieren que los hedge funds no están asumiendo un riesgo suficiente como para ofrecer un rendimiento atractivo en ningún entorno.

Como recomendación, el informe aconseja a los inversores no esperar un cambio en las condiciones del mercado y, en su lugar, aplicar los tres principios de especialización, diseño proactivo y ofrecer la mayor rentabilidad de la inversión, incorporando hedge funds en sus carteras institucionales.

Un escenario de oportunidades

El entorno macroeconómico debería adaptarse mejor a los hedge funds en el medio plazo. Con el horizonte de crecimiento mundial más lento y divergente a nivel regional, hay signos de volatilidad del mercado con escenarios de riesgos a la baja, lo que hace que los mercados de renta variable y renta fija (en concreto el mercado de crédito) sean más vulnerables a la caída de precios.

De hecho, ya han comenzado a aparecer divergencias en la política del banco central y la correlación entre las acciones no se encuentra en niveles históricamente bajos, lo que implica un mayor nivel de dispersión y un escenario de mayores oportunidades. Además, este es el tipo de entorno en el que los hedge funds pueden mejorar la protección de la cartera total en un escenario claramente a la baja.