McKinsey ha publicado un informe sobre ‘Los ecosistemas de seguros’ en el que pone de relieve que las aseguradoras deben definir sus objetivos estratégicos: dónde quieren jugar, en función del posicionamiento actual de su marca y los activos existentes, y qué partes de la cadena de valor desean fortalecer. “Algunas pueden decidir construir una oferta de servicio integral, mientras que otras pueden centrarse en integrar sus ofertas de seguros en el actual costumer journey de sus clientes. En ambos casos, las aseguradoras deben invertir en sus capacidades tecnológicas y organizativas”.

En cuanto a la tecnología, McKinsey aconseja a las aseguradoras construir arquitecturas de TI basadas en API escalables y flexibles que admitan una rápida integración de las ofertas en el customer journey de los clientes. Además, las capacidades de gestión de datos y análisis pueden ayudar a los operadores a aprovechar los nuevos puntos de contacto y los datos obtenidos.

Por el lado de la organización, la recomendación consiste en centrarse en las capacidades de gestión de los partners, la agilidad digital para respaldar los servicios y una experiencia consistente en todos los canales. “Las estructuras legales que permiten vincular las diferentes ofertas (particularmente en el contexto de negocios no relacionados con seguros) también son imprescindibles”, señala la consultora.

Palancas de productividad

Dado que “la velocidad y la escalabilidad son los ingredientes fundamentales del juego” las aseguradoras deben encontrar una mezcla manejable entre hacer, comprar y asociarse”. Crear servicios puede llenar vacíos que existan en el mercado, pero las asociaciones y adquisiciones “pueden brindar a las aseguradoras la flexibilidad de confiar en servicios innovadores y talento de otras industrias”. En todos los casos, las aseguradoras deben desempeñar la “ventaja de ser padres”, utilizando sus propios recursos para crear nuevas ofertas que sean mejores que las de sus rivales, “recurriendo a los activos y capacidades de los clientes y los datos para desarrollar servicios o atraer a socios siempre que sea posible”.

Para McKinsey, los ecosistemas serán centrales para las aseguradoras en esta década: “Ahora es el momento para que las aseguradoras expongan sus estrategias y visiones y seleccionen casos de uso basados en el valor del cliente. Deben centrarse, sobre todo, en las palancas de productividad disponibles de manera más integral. Hacerlo no solo mejorará el rendimiento, sino que también sentará una base sólida para generar valor a través de los ecosistemas”, concluye.

Consulte la I Parte: Los ‘ecosistemas de seguros’, la próxima frontera para mejorar la productividad