Los estadounidenses pierden miles de millones debido a la delincuencia en Internet cada año. Sin embargo, 2020 fue un año récord tanto para las víctimas de la ciberdelincuencia como para las pérdidas financieras causadas por estos ataques maliciosos.

Según los datos de StockApps.com, las pérdidas anuales totales de la ciberdelincuencia en Estados Unidos alcanzaron los 4.200 millones de dólares en 2020. Esto supuso un aumento del 55% en dos años.

En concreto, los correo electrónico empresariales causaron el 40% de las pérdidas totales por cibercrimen en la región. ¿Qué supone un ataque cibernético y cuáles serán las pérdidas? Los costes de la ciberdelincuencia incluyen el daño y la destrucción de datos, el dinero robado, el robo de propiedad intelectual y de datos personales y financieros, la interrupción del curso normal del negocio tras el ataque, la restauración de los datos y sistemas pirateados y el daño a la reputación.

Evolución del cibercrimen

En 2005 las pérdidas financieras combinadas causadas por los ciberataques y los fraudes ascendieron a 183,1 millones de dólares, según reveló el Informe sobre Delitos en Internet 2020 del FBI. A finales de 2011, esta cifra se disparó un 165%, hasta los 485 millones de dólares, y siguió aumentando. En 2019 la cifra se triplicó y alcanzó los 3.500 millones de dólares.

Si se analiza el año pasado,  el Centro de Denuncias de Delitos en Internet (IC3) del FBI registró casi 792.000 denuncias y las pérdidas totales se dispararon un 20% interanual hasta alcanzar los 4.200 millones de dólares.

Las estadísticas muestran que los ataques de phishing, las estafas por impago y la extorsión fueron los delitos más frecuentes en Internet en Estados Unidos. Sin embargo, los esquemas de compromiso del correo electrónico empresarial fueron los ciberdelitos más costosos, causando 1.800 millones de dólares o el 42% de las pérdidas totales del año pasado.

Los ataques a través del correo electrónico empresarial es el ciberdelito más costoso: 1.800 millones de dólares

Covid-19, un año de ciberterrorismo

El informe del IC3 muestra que el año pasado también se produjeron varios esquemas cibernéticos que explotaron la pandemia de la Covid-19, con personas y empresas como objetivo. Se recibieron más de 28.500 denuncias relacionadas con estafas por la Covid-19. La mayoría de ellas estaban dirigidas a la Ley de Ayuda, Socorro y Seguridad Económica contra el Coronavirus. Muchos estadounidenses también fueron estafados para que proporcionaran información personal a cambio de citas para la vacunación.

El ciberterrorismo es la mayor amenaza potencial para Estados Unidos, afirman desde las organizaciones. Según una encuesta de Gallup, el ciberterrorismo es visto como la principal amenaza por los estadounidenses: Más del 80% de los encuestados la calificaron como la amenaza más importante a la que se enfrentará el país en la próxima década.

El desarrollo de armas nucleares por parte de Corea del Norte e Irán ocupa el segundo y tercer lugar en la lista de amenazas, mientras que el terrorismo internacional y las enfermedades infecciosas están empatados en el cuarto lugar.

El ciberterrorismo es la mayor amenaza potencial para Estados Unidos: un 80% la considera la mayor amenaza a la que se enfrentará el país