Tras unos «decepcionantes» aumentos de precios en el mercado de reaseguro en 2018 y principios de 2019, parecía que ninguna cantidad de pérdidas catastróficas sería suficiente para endurecer el mercado en general de reaseguro, afirma el último informe de S&P. Sin embargo, durante las renovaciones de abril y junio de este año, detalla la agencia, los reaseguradores han visto algunos «brotes verdes», con incrementos para el segmento de No Vida en el rango del 15% al 25% en cuentas afectadas por pérdidas por catástrofes. En esta etapa del ciclo, la fijación de precios del reaseguro se endurece.

Durante muchos años, los reaseguradores confiaron en la rentabilidad del mercado de catástrofes de Estados Unidos para subvencionar otras líneas de negocio y regiones de bajo rendimiento. “El reciente bajo rendimiento de este segmento, junto con el mediocre rendimiento de otras líneas de negocio, ha puesto en peligro los márgenes de suscripción del sector, la rentabilidad global y la capacidad de superar el coste de capital, lo que ha obligado a los reaseguradores a presionar para que suban los precios”, indcia el trabajo de la agencia.

En general, las hipótesis de fijación de precios en el reasegur se vieron cuestionadas por el continuo aumento de pérdidas derivadas de eventos catastróficos en 2017 y 2018. Asimismo, el capital alternativo, incluidos los valores vinculados a los seguros y los fondos de reaseguro garantizados, no escatimó (según estimaciones de SWISS RE, el capital alternativo representaba alrededor del 25% del total de la oferta de riesgo de catástrofe en No Vida en 2018), aunque su crecimiento se ha ralentizado recientemente debido a los malos rendimientos y a la ampliación de los diferenciales de los bonos corporativos de alto rendimiento.

Esto ha provocado una «fuga hacia la calidad», ya que los inversores han cambiado su atención hacia patrocinadores/administradores bien establecidos con un mejor historial. Sin embargo, a pesar de los recientes acontecimientos, «seguimos creyendo que el capital alternativo respaldado por inversores a largo plazo sigue comprometido con el riesgo de catástrofe de Daños y está aquí para quedarse. Esperamos que, una vez que se suavicen los recientes baches, el crecimiento vuelva a acumular vapor».

Perspectiva estable

S&P Global Ratings mantiene una perspectiva estable en el sector del reaseguro global y en la mayoría de los reaseguradores que califica, reflejando la todavía sólida suficiencia de capital de los reaseguradores, aunque por debajo de los niveles históricos, debido a la actividad de catástrofes en 2017-2018, las minusvalías en inversiones de renta fija debido a los tipos de interés más altos en Estados Unidos y la volatilidad de los mercados bursátiles en el cuarto trimestre de 2018. Hasta ahora, una sólida gerencia integral de riesgos ha ayudado a los reaseguradores a mantener una suscripción relativamente disciplinada.

«Seguimos creyendo que el sector se enfrenta a condiciones comerciales competitivas, ya que la afluencia de capital alternativo, aunque a un ritmo más lento, sigue desafiando los modelos comerciales de las reaseguradoras», apunta la agencia.

Las difíciles condiciones del mercado han llevado a los reaseguradores a replantearse sus estrategias a corto y largo plazo. Esto ha llevado a buscar fusiones y adquisiciones (M&A), a desinvertir en negocios improductivos, a diversificarse en líneas de negocio menos mercantilizados y a adoptar la permanencia del capital alternativo. También han ajustado la exposición al riesgo y están gestionando activamente sus estructuras de capital a través de recompras de acciones y dividendos especiales, y refinanciando sus valores de vencimiento con otros más rentables.

Los reaseguradores están explorando nuevas oportunidades de crecimiento y formas de llenar el vacío de protección, según revela la agencia, que añade que los reaseguradores más importantes del sector han tenido éxito al centrarse en las relaciones con los clientes y reconocer la necesidad de actuar tanto como proveedor de capacidad como socio de riesgo, con la capacidad de ofrecer soluciones personalizables a los clientes.

¿Traerá 2019 alivio después de años de catástrofe sin precedentes?

Oficialmente, la temporada de huracanes del Atlántico comienza el 1 de junio y se extiende hasta el 30 de noviembre. La Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) ha predecido una temporada de huracanes en el Atlántico de 2019 casi normal. Se espera que el actual El Niño persista y suprima la intensidad de la temporada. La combinación de temperaturas superficiales del mar más cálidas de lo normal en el Océano Atlántico tropical y el Mar Caribe y la intensificación de los monzones en África occidental favorece el aumento de la actividad de los huracanes. Como resultado, la NOAA pronostica un 40% de probabilidad de una temporada casi normal, un 30% de una temporada por encima de lo normal y un 30% de una temporada por debajo de lo normal.

De un viztazo…

  • Los años récord de catástrofes consecutivas en 2017-2018 y el aumento de pérdidas resultante están configurando las renovaciones de 2019.
  • Durante las renovaciones de enero de 2019, los aumentos de precios fueron modestos, mientras que en abril y junio fueron más pronunciados, lo que confirma la regionalización de las tendencias de los precios de los reaseguros.
  • El capital alternativo se ha convertido en una parte integral del mercado de catástrofes y, a pesar de su reciente desaceleración, esperamos que su crecimiento se recupere una vez que se hayan suavizado los últimos contratiempos.
  • La Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) predijo una temporada de huracanes en el Atlántico de 2019 casi normal, con El Niño y un Atlántico más cálido que el promedio que determinan la intensidad de esta temporada.
  • No vemos el actual entorno de precios de los reaseguros como un mercado duro, sino como un mercado firme.