Lloyd’s ha lanzado una pionera póliza de seguro contra terremotos en Nueva Zelanda. Esta cobertura se ha creado en colaboración con la insurtech Bounce, que utiliza tecnología punta y datos de GeoNet en tiempo real para pagar automáticamente a los clientes cinco días después de un fuerte terremoto.

El producto está diseñado para ofrecer un seguro de terremotos asequible y un pago rápido de los siniestros: «El fin es atender las necesidades de los clientes tras un terremoto y cubrir rápidamente los gastos inmediatos que se produzcan», explican.

¿Cómo funciona? Para ello, se hace un seguimiento de la Velocidad Máxima del Terreno (VPM), que desencadena el pago a partir de los 20 centímetros por segundo.

John Neal, director general de Lloyd’s, ha declarado: «Estamos encantados de poder dar un paso adelante y ofrecer un producto de seguro contra terremotos tecnológicamente sofisticado e innovador, Bounce, que proporcionará a los clientes el apoyo y la resistencia financiera que tanto necesitan inmediatamente después de un terremoto».

Bounce, una insurtech ‘colaborativa’

Bounce ha sido desarrollado por su fundador, Paul Barton, en colaboración con Lloyd’s, Guy Carpenter, Marsh y Jumpstart Insurance. La insurtech no sustituye a los seguros convencionales contra terremotos, que cubren pérdidas importantes, sino que está diseñado para proporcionar un flujo de efectivo inmediato que cubra una amplia gama de gastos diversos para poner en marcha la recuperación financiera.

El producto utiliza datos de GeoNet / GNS Science, la agencia gubernamental responsable de la medición de terremotos y así identificar objetivamente las zonas en las que los clientes han experimentado un fuerte terremoto. Esto elimina cualquier posible conflicto de intereses y proporciona transparencia a los clientes sobre los datos utilizados y la fiabilidad del producto, explica.

Pago por intensidad de sacudidas

Asimismo, la elegibilidad para el pago se basa en la intensidad de las sacudidas; si la ubicación del cliente está sujeta a sacudidas con un PGV de al menos 20 centímetros por segundo, se consideraría elegible para recibir el pago en un plazo de cinco días. Los pagos de los siniestros se basan en la fuerza de cualquier terremoto, con pagos basados en «pasos». Esto significa que cuanto más fuerte sea el terremoto, más se pagará la cobertura.

Victoria Carter, presidenta de Global Capital Solutions, International, de Guy Carpenter, explica que «esta cobertura pionera tiene el potencial de generar un beneficio social considerable al proporcionar a los individuos y a las comunidades la resistencia financiera para hacer frente a futuros eventos sísmicos».

«Bounce puede dar a los hogares y a las empresas la confianza de que recibirán ayuda financiera rápidamente después de un terremoto importante», añade Paul Barton, fundador y director general de Bounce. «Uno de los beneficios más amplios de nuestra misión consiste en ayudar a la recuperación rápidamente, que el dinero fluye hacia nuestras comunidades cuando más lo necesitan. Nos hemos asociado con líderes mundiales en materia de seguros, pero seguimos siendo una empresa neozelandesa centrada en soluciones neozelandesas».