Andrés Quiles
Secretario de la AJPS / Director de Seguros de CoverWallet

Me gustaría empezar con una reflexión ¿Están las insurtechs reduciendo la edad media de los empleados del sector?

Desde que empecé en nuestro sector, he escuchado frecuentemente en boca de compañeros de profesión una frase que sin duda lleva a profundas reflexiones sobre sus implicaciones: “Yo no buscaba trabajar en seguros, pero entré y aquí sigo, la mayoría de los que entramos en el sector no salimos porque es un gran sector y muy estable”.

Nuestro sector aporta muchas bondades a la sociedad, donde encontramos multiculturalidad, diversidad y alta sofisticación, y somos capaces de poner en valor e incluso vender bienes intangibles que la inmensa mayoría de la sociedad compra, aunque no parece que esto se transmita todo lo bien que se podría de cara a captación de talento joven, ya que existe gran desconocimiento de ello entre los jóvenes.

En seguros existen amplitud de materias, como son las actuariales, de suscripción, tecnología, data, marketing, finanzas, contabilidad, ventas, legal… Sin embargo compañías específicas de estas materias se nos adelantan en la captación, realizan más acciones en universidades y ferias de empleo (no solo en Madrid y Barcelona) y comunican más (aunque no se sabe si mejor). La cuestión, por tanto, que llegan a más jóvenes que nosotros.

Personalmente, no me parece más atractivo el trabajo que realiza una persona en una big four que el que se puede realizar en el sector seguros. Desde la AJPS intentamos mejorar esto, llegando a más jóvenes y realizando eventos sobre temáticas actuales diversas como pueden ser ciberriesgos, big data, nuevas leyes, e insurtech, entre otras.

Volviendo a la reflexión inicial, creo que esto está ocurriendo gracias a que una insurtech, ya sea startup o en fase de mayor maduración, satisface las necesidades de empleabilidad de las nuevas generaciones. Los jóvenes de hoy día buscan sus primeros empleos más informados y dan mayor importancia al proyecto en el que estarán involucrados, les motiva más saber que tendrán una relación frecuente con otros departamentos, que su jefe directo les impliquen en tareas y retos, y la internacionalidad, lo cual es fácil de encontrar en una insurtech dada la horizontalidad de su estructura departamental. Además, son más dinámicas y ágiles en la realización de proyectos, y si el proyecto crece hay mayor probabilidad de promoción.

Como contra, estaría la incertidumbre en la progresión de carrera y la viabilidad del proyecto, hay mayor riesgo de que la empresa caiga, pero dada la juventud de estas personas parece que es asumible.

No obstante, dada la riqueza del sector, también desean trabajar en aseguradoras, cuyas ventajas son distintas de las anteriores y las cuales serían la estabilidad laboral, la movilidad interna, conocer la complejidad de una organización grande, manejar altos volúmenes de negocio y poder cometer errores que no causen un gran problema en la cuenta de resultados. Como aspecto negativo, tendríamos la lentitud en la toma de decisiones y desarrollo de proyectos, y la poca visibilidad del trabajo realizado respecto al resto de compañeros y departamentos. Si un proyecto se retrasa demasiado, puede frustrar la motivación.

Invitamos a las compañías de seguros a adoptar metodologías y políticas de las Insurtech que les puede ayudar a atraer y retener talento.

Sea la empresa que sea, será también muy importante que la retribución sea la adecuada y que se valore lo que los jóvenes podrán aportar, sin que dicha retribución la sustituya un “salario emocional” que no les ayuda a independizarse ni a formar una familia.