Medicina personalizada, células madre y nanomedicina, terapia génica y la salud digital transformarán la atención médica de aquí a 2040, según un informe encargado por ALLIANZ Care.

Antes de 2040 cirujanos especializados utilizarán robots a distancia para operar a pacientes situados en otro continente; los bebés tendrán su ADN secuenciado antes de nacer y los pacientes podrán generar nueva sangre dentro de sus propios cuerpos sin necesidad de donante. Éstas son algunas de las predicciones contenidas en el informe encargado por ALLIANZ Care, la marca de salud internacional de ALLIANZ Partners.

Este trabajo, titulado ‘El futuro de la salud, la atención médica y el bienestar’, revela cómo la ciencia médica y la prestación de atención médica se transformarán a nivel global en los próximos 20 años.

El informe identifica cinco tendencias clave que revolucionarán de forma conjunta el panorama de la salud. Estas líneas son la medicina personalizada, las células madre, la nanomedicina, la terapia y manipulación genéticas y la salud digital.

“La salud es uno de los pocos escenarios en los que todo el mundo se juega algo. Los próximos 20 años presenciarán profundos cambios en la atención médica, eso teniendo en cuenta que la ciencia médica y la prestación de atención médica tienden a ser sectores conservadores, lentos y muy resistentes al cambio”, argumenta Ray Hammond, autor de este informe.

“El mercado global anual se estima en unos 8,1 billones de dólares y se prevé que llegue a los 18,28 billones en 2040. Teniendo esto en cuenta, tenemos una responsabilidad colectiva con nosotros mismos y con la siguiente generación de determinar cómo será ese cambio y el impacto que tendrá en todos nosotros”.

Sensores a bordo

La información médica que ahora se extrae de las tradicionales revisiones anuales y otras pruebas que precisan cirugía o el análisis en un laboratorio, serán sustituidas por datos de sensores dentro o alrededor de nuestro cuerpo (en la ropa y, en última instancia, la piel o la sangre). Estos datos serán accesibles en tiempo real.

El nuevo campo de “extracción de datos médicos predictivos” proporcionará señales de problemas fisiológicos antes de que la enfermedad se desarrolle. Los médicos tendrán informes en tiempo real las 24 horas sobre el estado de sus pacientes y recibirán alertas sobre cualquier cambio en los valores de los pacientes que necesiten atención urgente.

La medicina de células madre será otra herramienta muy poderosa en la medicina general. Por ejemplo, se cultivarán en laboratorios órganos humanos de recambio a partir de células madre, lo que supondrá un mínimo riesgo de rechazo.

La anomedicina, hoy en estado embrional, podría superar en 20 años a otras ramas de la ciencia médica, a medida que los científicos sean capaces de diseñar “medicinas personalizadas” mucho más eficaces que las actuales.

Además, los “chats con inteligencia artificial”, equipados con algoritmos capaces de aprender, podrán liberar al personal de las salas de emergencia de un gran número de pacientes que acuden con casos no urgentes como dolores de garganta, infecciones de orina, etc.

La evolución del seguro médico

“Está claro que en el futuro nuestro modelo de negocio necesitará cambiar. Actualmente, uno de los principales fines de los seguros es cubrir lo inesperado. Pero en el futuro se identificarán los problemas de salud y a menudo se tratarán en el momento de nacer. La salud ya no será una realidad desconocida. Las primas de los seguros, que solían cubrir sucesos relacionados con la salud que ‘podrían pasar’, serán capaces de transformarse en un fondo con el que pagar tratamientos relacionados con accidentes inesperados y para acceder a la última tecnología en el tratamiento de enfermedades que no pueden tratarse en el momento de nacer”, explica Paula Covey, jefa de marketing de ALLIANZ Care.

“Los planes de salud serán, con toda probabilidad, completamente personalizados. Además, a medida que el número de muertes por enfermedades inesperadas o incurables se reduzca, la población crecerá y la gente vivirá más tiempo, lo que implicará otras dificultades en cuanto a garantizar que todo el mundo tenga acceso inmediato a la atención médica. Es aquí donde las herramientas digitales, la robótica y la inteligencia artificial pueden ayudar de verdad”, añade.

El almacenamiento de la información médica será otro de los campos que vivirán una sensible transformación, a juicio de Covey. “Ahora la tienen principalmente los médicos y los hospitales. En el futuro, la gente tendrá un mayor acceso a sus propios datos clínicos a través de tecnología implantada en el cuerpo. Creemos que los clientes del futuro necesitarán asistencia para interpretar esa información y desenvolverse en el sistema sanitario internacional. También querrán información para respaldar decisiones sobre qué médicos ver y dónde encontrarlos. Nuestro papel será usar nuestra experiencia y nuestra red global para hacer este proceso lo más fácil posible, a la vez que les damos acceso a la atención médica adecuada a los mejores precios”.

Ray Hammond comenta sus predicciones sobre las futuras tendencias de la sanidad en este vídeo