Las aseguradoras españolas están analizando como el big data, la tecnología blockchain y la inteligencia artificial podrían incrementar las eficiencias en una época de creciente penetración de la tecnología móvil. “Esto permitiría conocer mejor las necesidades de los clientes y contribuiría a mejorar la experiencia del usuario”, afirma A.M. Best en un informe específico del mercado asegurador español.

En su trabajo, la agencia destaca que un uso eficaz de la tecnología puede permitir al sector “mejorar su compromiso con los cliente y centrarse en el desarrollo del producto”. “La simplificación es clave, como también lo es encontrar formas de alejarse de una industria domina por los términos jurídicos técnicos y acercarse a un lenguaje que ayude a mejorar la experiencia del cliente”, indica la firma.

Por ello, considera que “un aumento de los recursos destinados a innovación y tecnologías disruptivas debería centrarse en permitir una mayor atención sobre el contenido, en lugar de limitarse a ofrecer canales de distribución alternativos”.

El informe remarca, por tanto, que los objetivos de las compañías en este terreno debería ser “aumentar la agilidad y la eficiencia, fomentar la venta cruzada y mejorar la transparencia”. Por ejemplo, el uso de la inteligencia artificial para analizar la información histórica y construir modelos no solo podría ayudar a la fijación de los precios, sino también a la retención de clientes, el aumento de las tasas de conversión y el up-selling o venta mejorada.

Además, se añade, las inversiones en tecnologías también podrían contribuir a racionalizar los procesos y a aumentar las eficiencias en diversas funciones, como al de finanzas, suscripciones o gestión de siniestros”. Este mejor control de costes, a largo plazo, “debería generar un mejor rendimiento”, apunta.

El uso eficaz de la tecnología abre oportunidades de crecimiento

El informe de A.M. Best remarca que las entidades que desean ampliar su facturación se centran cada vez más en el uso de la tecnología para obtener información de los clientes actuales. Es un recurso al que acuden para para llevar a cabo actividades de venta cruzada y dirigirse a mercados específicos (nichos), en particular en un entorno como el actual en el que las oportunidades de crecimiento, tanto a escala nacional como internacional, “son cada vez más limitadas”.

En este sentido, la agencia señala también que el uso eficaz de la tecnología podría abrir oportunidades de crecimiento en el extranjero. “Las grandes aseguradoras españolas han establecido su presencia en varios territorios, en la que la penetración de seguros se considera baja, con población joven y un fuerte potencial de crecimiento, particularmente en Brasil, México, Colombia, Chile, Venezuela y Perú. Sin embargo, se matiza desde A.M Best, “operar en estos mercados está resultando más difícil de lo esperado principalmente debido a unos niveles de riegos políticos y económicos más altos y a una mayor vulnerabilidad ante al actual inestabilidad geopolítica mundial, lo que genera una volatilidad para las aseguradoras”.