Los retos a los que se enfrenta el sector asegurador están directamente ligados a la capacidad de adaptación de sus operaciones a las demandas de un cliente cada vez más exigente y conectado al ecosistema digital.

Según un informe de Duck Creek Technologies que dibuja las principales líneas de actuación adoptadas por las aseguradoras en materia de tecnologías de la información (TI), se revela que las aseguradoras están obligadas a desarrollar una transformación integral de sus procesos y apoyarse “en otros agentes del sector con mayor know-how tecnológico para alcanzar una aceleración exponencial en estos procesos de cambio”.

Parte de la solución puede venir de las ‘insurtech’, al introducir en el sector avances tecnológicas y posibilidades de digitalización “que garantizan una mayor oferta de productos innovadores, la apertura de nuevos canales de venta, la renovación de modelos de negocio obsoletos o el desarrollo de líneas de negocio complementarias, entre otras ventajas”, apunta el informe.

Adopción definitiva de modelos ‘SaaS’

“Las necesidades tecnológicas de algunas organizaciones reflejan la urgencia de establecer prioridades estratégicas que permitan atender las demandas de los clientes y continuar ofreciendo soluciones ágiles en contextos adversos como el actual”, señala el estudio. Así, la tecnología juega un papel fundamental en este proceso al ofrecer una respuesta rápida y ágil.

De acuerdo con el análisis, una de estas soluciones estratégicas será la adopción de manera definitiva de modelos ‘SaaS’ (Sofware as a Service), puesto que las aseguradoras han comprobado estos meses la necesidad de trabajar en remoto y la exigencia de reaccionar con flexibilidad a un nuevo contexto que obliga a dar un paso más en su transformación.

Dichos modelos “ofrecen mayor versatilidad al potenciar la capacidad de almacenar sistemas centrales en la ‘nube’ fortaleciendo la agilidad comercial y eficacia operativa de las empresas. Además, permiten delegar la gestión de la plataforma por completo en un tercero, tanto el software como la infraestructura, y que la aseguradora se centre en su negocio principal; la suscripción, la prestación y cualquier otra actividad en torno al cliente”, destaca el informe.

Nuevas estrategias digitales y trabajo más flexible

Este cambio cultural hacia un trabajo más flexible ha sido analizado recientemente por Duck Creek Technologies en un estudio interno sobre los retos operativos generales que representa la pandemia y cómo perciben los profesionales del seguro los desafíos recientes, así como su efecto sobre la estrategia futura de IT de la empresa.

El 48% de los encuestados afirmó que utilizaba sistemas on-premise antes de la pandemia, mientras que el 33% optaba por soluciones alojadas en la ‘nube’ y sólo el 19% operaba bajo un modelo SaaS.

Tras estos meses de pandemia, el 50% de los profesionales apuesta ya por una nueva estrategia dirigida a centrarse exclusivamente en la configuración de sus aplicaciones para satisfacer mejor las necesidades del cliente, frente a los modelos clásicos basados en el desarrollo de software, el mantenimiento de las aplicaciones existentes y la gestión de la infraestructura técnica.

Por otro lado, un 62% admite desconfiar de que los sistemas core puedan aguantar en su estado actual a largo plazo e incluso que su mejora solucione los retos del sector, ya que los sistemas y procesos internos deben ser resilientes, flexibles y estar preparados para abordar los desafíos del futuro en un contexto plenamente digital.

En esta línea se apunta a que el lanzamiento de nuevos productos puede resultar un obstáculo de negocio para aquellas organizaciones cuyos sistemas no estén configurados para facilitar negociaciones y transacciones online.