inteligencia mecánica

La inteligencia mecánica (Machine intelligence) impregna muchas industrias, trayendo importantes ingresos y el potencial de ahorro de costes.

Hasta la fecha, en el Seguro, la inteligencia mecánica ha dado rendimientos en áreas como el análisis de clientes o el procesamiento de reclamaciones. Se ha basado principalmente en la tecnología del aprendizaje mecánico. Sin embargo, el alcance de las ganancias para la industria aseguradora es mayor, según el Swiss Re Institute.

Su último informe Sigma está dedicado a la inteligencia mecánica. Su uso puede extender en el sector aseguradora a otras muchas posibilidades. Puede ayudar a procesar más eficientemente el texto de los contratos, documentos o correos electrónicos. También sirve para analizar los conjuntos de datos masivos disponibles en la economía digital y acumulados en el Internet de las Cosas (IoT).

A la postre, las aseguradoras pueden usar esta información para mejorar diseño, precio y coberturas y extender su alcance a nuevos mercados. “Los métodos convencionales de inteligencia mecánica ya están en ciertas áreas de la cadena de valor de los seguros. Podrían ser reemplazado por otros enfoques más avanzados”, destaca el informe.

Obstáculos

Las cuestiones relativas a la calidad de los datos y su conservación están generando interés en nuevas áreas del potencial de la inteligencia mecánica. Los beneficios de la transformación a escala empresarial podrían obtenerse con más inversiones en ingeniería de datos.

Por el momento, más allá de esos progresos alcanzados, el despliegue en toda la empresa de sistemas de ingeniería mecánica en el sector sigue estando “muy lejos”.

En general, menos del 10% de las empresas de todos los sectores han logrado elevar las prueba piloto en este ámbito para desplegarlos a través de múltiples procesos. “Se requiere una visión más holística”, se argumenta en el informe.

“Lo importante -concluye- es que un proyecto de ingeniería mecánica necesita ser claro y comprensible. Y tiene que serlo en todas las facetas. Se aseguraría así el compromiso y la financiación de la alta dirección”.