Los altos directivos de las aseguradoras mundiales prevén un cambio considerable en el sector a raíz de un año que ha llevado a estas empresas a adentrarse en territorio desconocido. El estudio de BlackRock identificó cuatro temáticas destacadas que se sitúan en el punto de mira de las aseguradoras tras la crisis provocada por la pandemia: sostenibilidad, resiliencia de la cartera, revisión del modelo de negocio y transformación tecnológica.

Estas tendencias también están repercutiendo en la predisposición al riesgo y la asignación de activos de las compañías de seguros: a más del 60% le preocupa que las carteras registren una rentabilidad negativa y los posibles desembolsos relacionados con la COVID-19 que tengan que efectuar.

No obstante, casi la mitad de las aseguradoras sostienen que están buscando incrementar su exposición al riesgo durante los próximos 12-24 meses y citan las inversiones alternativas y la renta variable como sus clases de activos predilectas. Al mismo tiempo, el estudio reveló que las firmas de seguros buscan incrementar sus posiciones en efectivo, y muchas de ellas se encuentran a la espera de las oportunidades de inversión adecuadas.

Digital, en todas las vertientes

Cerca del 70% de las aseguradoras planean priorizar la tecnología, puesto que consideran que transformará el sector en todas sus vertientes al cambiar la manera en la que se evalúa el riesgo en el marco de las pólizas, la forma en la que se logra optimizar las rentabilidades de inversiones tanto en los mercados públicos como en los privados, cómo se distribuye el producto a los asegurados, y lo que es más importante: de qué manera se gestionan las empresas cuando una proporción considerable de su plantilla trabaja desde casa.

El sector ha logrado un éxito notable a la hora de operar en remoto. En efecto, tan solo un 24 % de los participantes mencionó brechas tecnológicas.

Priorizar los objetivos de sostenibilidad

Por otro lado, el estudio mostró que el 78% de las aseguradoras considera que la pandemia de COVID-19 las está llevando a intensificar su énfasis en las cuestiones ESG y a hacer mayor hincapié en los aspectos sociales y de buen gobierno.

Además, este informe destaca que más del 50% de los participantes en el estudio ha invertido en estrategias ESG concretas en el último año. Un 52% ha hecho de los factores ESG un componente fundamental de su evaluación del riesgo de inversión en el marco del análisis de nuevas inversiones y casi un tercio (32%) ha rechazado una oportunidad de inversión en los últimos 12 meses por albergar preocupaciones en materia de ESG.

Las aseguradoras buscan integrar la sostenibilidad en las dos columnas del balance.

«La crisis de la Covid-19 está acelerando tendencias estructurales en lo que podría ser un año crucial para el sector, con la sostenibilidad, la tecnología y el entorno de tipos de interés reducidos como principales catalizadores. Las aseguradoras deben reposicionar sus negocios y carteras mucho más rápido de lo previsto, y ello también genera oportunidades, ya sea para acercarse más a los clientes o para integrar de forma más profunda la sostenibilidad en su enfoque de inversión», afirma Charles Hatami, responsable mundial del Equipo de Instituciones Financieras y del negocio de Asesoramiento sobre Mercados Financieros (en inglés, FMA) de BlackRock.

Resiliencia y rediseñar modelos de negocio

Cerca del 60% de las compañías de seguros busca reposicionar sus carteras para combinar el énfasis en activos de calidad superior con una mayor diversificación, así como incrementar la flexibilidad de la cartera con un sólido gobierno corporativo. La predisposición al riesgo es sorprendentemente marcada: un 47% busca incrementar el riesgo. Los riesgos macroeconómicos y de mercado que más preocupan a las aseguradoras incluyen los geopolíticos (57%), la volatilidad del precio de los activos (64%) y la liquidez (58 %).

«El entorno de tipos de interés persistentemente reducidos en los mercados desarrollados está llevando a las firmas de seguros a efectuar asignaciones considerables a productos alternativos no líquidos y a activos de mercados emergentes que ofrecen rentabilidades más elevadas»

Productos flexibles

Por otro lado, en vista de que la pandemia está acentuando la presión sobre un sector que ya se encuentra inmerso en un proceso de cambio, el futuro a corto plazo exigirá que los equipos directivos se centren en cómo rediseñarán sus modelos de negocio y dónde invertirán para generar beneficios. Más de un 60% prevé una oferta de producto más flexible y personalizada que contemple una interacción más estrecha con los suscriptores de pólizas en una coyuntura de tipos reducidos.

Las aseguradoras de vida y multilínea planean priorizar la cobertura especializada del riesgo de pandemia (62 %) y los seguros de vida con un componente de inversión (57 %) durante los próximos dos años.

«Los modelos de negocio también están siendo objeto de un replanteamiento para reflejar la acentuación del énfasis en la sostenibilidad», concluye el informe.