La era digital ha llegado para quedarse. Vivimos una verdadera revolución tecnológica que está transformando profundamente los hábitos, el lenguaje, la vida y las costumbres de muchas personas para crear una nueva cultura digital.

Este aluvión tecnológico supone ventajas para las compañías, por ejemplo, pueden hacer llegar sus contenidos a una publico mucho mayor. Sin embargo, esta nueva cultura tecnológica también plantea una serie de retos para competir en la era digital.

1. Revisa tu oferta y deshazte de lo que no sirve

Algunos de tus productos pueden perder su atractivo, su crecimiento y su rentabilidad en la nueva era digital, incluso aumentando su escalabilidad. Verás que hay productos que no se venden, que no dan beneficio.

Si lo has probado todo, es el momento de pensar qué debes renovar esos productos o, probablemente, eliminarlos de tu portfolio.

2. Nuevos canales: determina el mejor para llegar a tus clientes

La era digital no trae solo cambios en la oferta de productos, también en los canales de de distribución. Debes revisarlos para saber si estás llegando a tus clientes o si debes incluir en tu estrategia nuevos canales.

Una vez revisados tus canales actuales tendrás que identificar si los canales digitales sirven para para tu negocio. Debes plantearte si debes reforzar los canales tradicionales o tener una combinación de canales digitales y tradicionales que faciliten llegar a tus clientes.

En cualquier caso, la revisión debe contemplar también una revisión de tu estrategia. Los nuevos canales digitales no son igual que los tradicionales, tienes que volver a diseñar una estrategia adaptada a los nuevos medios. Apuesta por distintas iniciativas (sitio web, redes sociales, aplicación móvil, automatización de la contabilidad, etc.) para llegar a tus clientes de manera digital.

La diversificación reduce los riesgos, pero asegúrate de que cada proyecto cuenta con el presupuesto y los recursos que necesitas para iniciarlo, desarrollarlo y consolidarlo.

3. Nuevos competidores: ¿competir o aliarse con tus rivales?

Hace años, era habitual tener uno o dos competidores, pero hoy en día los rivales se multiplican. Gracias a la tecnología, la facilidad con la que pueden entrar nuevos competidores en un mercado es mucho mayor.

Ante esta competencia, hay que poner la cooperación con uno o varios de tus competidores como una opción te podría ayudar. Las alianzas con empresas de tu misma industria o de tu región podría ser muy beneficioso.

Las tecnologías facilitan negociar y estar en contacto tanto con tus clientes como con tus aliados para competir juntos en el nuevo contexto de los mercados actuales.

4. Nuevos modelos de negocio

Las nuevas tecnologías han hecho posible la aparición de grandes negocios gracias a una drástica reducción de los costes de transacción: hay mucha más información disponible, mayor movilidad, una comunicación mucho más rápida y un amplio abanico de oportunidades de negocio.

En definitiva, el tecnológico, entre otros cambios, permite una gran innovación en los modelos de negocio. Por ejemplo, el Plug & Play es un modelo de negocio que ya está establecido y preparado para vender sus productos o servicios como afiliado a otra empresa.

También han aparecido modelos de negocio obsesionados por los costes, que tratan de eliminar los superfluos y organizarse para aprovechar las economías de escala, alcance y utilización para el beneficio de los consumidores.

5. El desafío del talento humano

La integración digital puede crear valor, generar empleo y proporcionar nuevos medios para llegar a tus clientes. Sin embargo, la digitalización hace difícil atraer y retener el talento en un sistema tan cambiante.

Tu objetivo principal debe ser impulsar una transformación digital centrada en las personas, con la tecnología como palanca para el cambio, por lo que es importante que sea la más adecuada para la empresa, no sea intrusiva para los empleados y mejore la competitividad empresarial.

Junto a la tecnología, se deben elaborar estrategias capaces de alinear los objetivos del talento tradicional con el digital, involucrando a los trabajadores en los objetivos de la empresa para lograr así mejorar la productividad y, a la vez, mejorar el ambiente de trabajo.

Para que aprendas a competir en la era digital y a adaptar tu negocio a esta nueva realidad, en INESE hemos organizado el Programa de Desarrollo Directivo en el Sector Asegurador y Financiero, que tendrá lugar en Barcelona del 17 a 21 de junio de 2019. El mundo de los negocios se encuentra en un proceso de transformación permanente y las personas con responsabilidad tienen que responder con agilidad y eficacia ante los nuevos retos.