En un escenario de potenciales rebrotes, para afrontar la vuelta al trabajo con seguridad, es vital que las empresas identifiquen los impactos que pueden afrontar en la llamada “nueva normalidad” y dispongan de un plan exhaustivo y eficaz de monitorización y seguimiento.

Esta fue la recomendación con la que se daba comienzo el encuentro virtual a nivel global de ‘Gestión de la vuelta al trabajo’ organizado por el Mercer el pasado miércoles 13 de mayo. Con más de 250 participantes, el evento sirvió para lanzar ‘Acompañamiento en la vuelta a la normalidad’, un nuevo servicio integral que Mercer y Marsh Risk Consulting han desarrollado para ayudar a las empresas a planificar la readaptación de sus procesos de trabajo.

Reinventar los recursos humanos

La vuelta a la normalidad ofrece una gran oportunidad de transformación. Nuestras prioridades han cambiado: ahora prima la seguridad y salud de las personas. El capital humano será la clave para afrontar los cambios. Por ello, es momento de reinventar los recursos humanos tanto en el corto plazo como en el futuro e implementar la transformación digital y la flexibilidad del trabajo.

Según una encuesta de Mercer, el 75% de las empresas ha detectado nuevas oportunidades para mejorar su modelo de gestión. Para que resulten efectivas será fundamental implementar nuevas formas de trabajo y producción que protejan a los empleados frente a los riesgos. Asimismo, el 58% de las empresas asegura que aplicará de forma permanente algunas de las medidas establecidas durante la crisis.

Una gestión eficaz de la crisis y de los ciberataques

Las organizaciones deben prestar especial atención a toda su cadena de valor para identificar nuevos riesgos y así evitar cualquier actividad que perjudique tanto a las personas como al negocio. También deberán enfocarse en medidas que refuercen su reputación y contar con documentación exhaustiva que refleje una gestión eficaz de la crisis y los protocolos aplicados.

Por otro lado, el grado de exposición a ciberataques ha incrementado debido a la utilización masiva de dispositivos móviles por usuarios que no están preparados, y los patrones de consumo han cambiado debido a la aceleración de la transformación digital de muchos negocios. Estos factores hacen necesario reforzar nuestros sistemas de ciberseguridad mediante una mejora de los mecanismos de acceso a las estaciones de trabajo y monitorización de accesos.

Rediseño de puestos, plantillas flexibles y habilidades digitales

“Debemos evolucionar de un modelo presencialista, computando las horas de asistencia, a otro basado en los resultados y potenciar la comunicación entre gestores de equipos y sus empleados para potenciar el teletrabajo y hacerlo más efectivo”, afirma Rosa Di Capua, responsable de Legal&Compliance en Mercer para España.

Este proceso de cambio plantea numerosas implicaciones para los próximos meses, tanto a nivel organizativo, como de compensación y desarrollo del talento, así como en el ámbito laboral. Será necesario llevar a cabo un rediseño de puestos y funciones para adecuar plantillas de forma flexible, incorporando trabajadores autónomos o por proyectos. Los esquemas de retribución y beneficios deberán ajustarse a las necesidades de cada trabajador y recompensar adecuadamente funciones críticas.

También será clave el desarrollo de nuevas habilidades digitales y modelos de liderazgo, así como la revisión del modelo de dirección por objetivos vinculados a proyectos, y no a parámetros temporales. Además, será necesaria una revisión de los convenios colectivos para regular mejor el teletrabajo.