El Observatorio Empresarial contra la Pobreza – OECP- plataforma creada en 2015 para promover el liderazgo de la empresa en la lucha contra la pobreza, de la que DIVINA SEGUROS forma parte, ha presentado los resultados de su tercera investigación ‘Tecnología con Propósito. El impacto social de la empresa en la era digital’.

El objetivo de este estudio es profundizar en las oportunidades y los retos que las tendencias tecnológicas tienen para mejorar la vida de colectivos en riesgo de exclusión y vulnerabilidad. De modo que se convierte en una herramienta para reflexionar y comprender, pero, sobre todo, para inspirar a la acción de grandes, medianas y pequeñas empresas, emprendedores sociales, entidades del tercer sector y administración pública.

“Este año, las organizaciones que formamos parte del Observatorio, en un momento de desafíos y cambios generados por la transformación digital, decidimos dirigir la investigación anual a mostrar que la tecnología puede ser también una oportunidad para mejorar la calidad de vida de las personas, especialmente de las más vulnerables. Deseamos que esta publicación sea de utilidad para aquellas empresas y organizaciones que pretenden poner la tecnología al servicio de la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible declara Manuel Herrando, Presidente del Observatorio Empresarial contra la Pobreza y de Fundación CODESPA.

Telefonía para luchar contra la pobreza

El 70,4% de los habitantes de los 47 países menos desarrollados están abonados a un servicio de telefonía móvil. La conectividad móvil, independientemente del lugar de conexión y procedencia socioeconómica, evita desplazamientos que requieren recursos y tiempo. La investigación sitúa a la telefonía móvil como la tecnología que mayor impacto tiene, actualmente, en la lucha contra la pobreza.

Debemos entender la realidad socioeconómica y cultural de las poblaciones y grupos vulnerables. La telefonía móvil es de las más útiles a día de hoy, por su mayor penetración, adaptación y aceptación en contextos de pobreza y exclusión en comparación con las otras”, explica Mónica Gil-Casares, Directora Investigación, Innovación Social y Consultoría de Fundación CODESPA y coautora del informe.

Las 4 ‘aes’ de la tecnología con propósito

Las soluciones tecnológicas con propósito deben ser adecuadas, accesibles, asequibles y estar adaptadas a la población a la que se dirigen. Este es otro de los resultados más significativos del estudio al que prestar especial atención.

Diversos proyectos sociales con componente tecnológico muestran a lo largo del tiempo que distribuir tecnología no produce los resultados esperados si no se establece un programa formativo en paralelo que garantice el uso adecuado entre las personas usuarias. En este sentido, cualquier iniciativa de innovación social tendrá que considerar que las soluciones tecnológicas implican acercarse al conocimiento y a las habilidades digitales a los potenciales usuarios, además de intentar establecer colaboraciones con entidades sociales y gubernamentales locales para que las iniciativas planteadas respondan a las necesidades de la población, estén adaptadas a su contexto y ofrezcan un resultado óptimo.

Cómo pueden ayudar las empresas

El informe íntegro refleja la investigación llevada a cabo en el contexto de la Cuarta Revolución Industrial y la nueva responsabilidad que tienen las empresas. Las tecnologías y tendencias protagonistas de la revolución digital están cambiando la manera de entender los negocios y, al mismo tiempo, están ayudando a mejorar la vida de las personas en situación de vulnerabilidad. En el estudio se destacan algunas de ellas como: Internet de las Cosas (IoT, por sus siglas en inglés), la Inteligencia Artificial (IA), la robótica, las distintas plataformas digitales, la impresión 3D y materiales avanzados, Blockchain, Big Data o la conectividad móvil.

También se plantea una guía de acción para las empresas a modo de recomendación para que les ayude a saber cómo empezar y qué acciones llevar a cabo para contribuir a lograr un impacto social a través del uso de las tecnologías.