El aumento de los costes de la atención médica, los cambios demográficos y la evolución de las expectativas del consumidor están obligando a realizar cambios en el sector. A esto se suma la irrupción de nuevos jugadores en el mercado de la asistencia sanitaria y unos ecosistemas complejos que combinan salud y tecnología. Ésta es la visión que recoge un análisis elaborado por Deloitte sobre las perspectivas mundiales en la atención médica.

Los actores de salud deben invertir en atención basada en el valor, modelos innovadores de prestación, tecnologías digitales avanzadas, interoperabilidad de datos y modelos de empleo alternativos para prepararse ante estas incertidumbres y construir un ecosistema de salud inteligente, señala la consultora.

Dado que se espera que el gasto mundial en atención médica aumente al ritmo del 5% anual entre 2019 y 2023, Deloitte considera probable que haya muchas oportunidades para el sector. Habrá incertidumbres, pero se verán compensadas por “los impulsores de cambio”.

Impulsores del cambio

Entre estos impulsores se encuentra una población en crecimiento y en progresivo envejecimiento, la creciente prevalencia de enfermedades crónicas, inversiones en infraestructura, avances tecnológicos, modelos de atención que evolucionan, costes laborales más altos en medio de la escasez de mano de obra y la expansión de los sistemas de atención médica en los mercados en desarrollo.

De ahí que para la consultora, los sistemas de atención médica deben trabajar hacia un futuro en el que el enfoque colectivo se aleje del tratamiento y se dirija a la prevención y la intervención temprana. Pero “¿están las partes interesadas listas para responder a estas tendencias y preparar la prestación de atención médica inteligente del futuro?”, se pregunta.

Estos son los principales retos para la atención sanitaria en 2020

  • Desafíos financieros y mejora del rendimiento

Durante años, los desafíos financieros han sobrevolado los sistemas de salud públicos y privados del mundo en diversos grados, Deloitte espera que la situación persista en 2020.

Esto hará que el “valor” sea una consigna en la reforma de pagos de atención médica. La entrada de actores no tradicionales en el sector tiene el potencial de apoyar y reprimir los esfuerzos de los actuales jugares para aumentar los ingresos.

«Los gigantes digitales y los disruptores de la salud digital demuestran que podría haber una manera más fácil de realizar transacciones de atención médica», recueda la consultora.

Por otra parte, se puede introducir modelos de pago basados ​​en el valor que ayudan a los proveedores, pagadores y pacientes. Asimismo las estrategias de participación del paciente gracias a la tecnología permiten una mayor independencia financiera en sus decisiones de atención médica.

Los gobiernos también están ‘moviendo ficha’ al adoptar una cobertura sanitaria universal e introducir controles de precios en dispositivos de tecnología médica y farmacéutica.

  • Innovación en el modelo de atención

Los pacientes ya no son participantes pasivos en su atención médica, exigen transparencia, un acceso y unos productos que se ajusten a sus necesidades y servicios personalizados. Se espera que la innovación en los modelos de atención se manifieste de muchas maneras durante 2020: “Probablemente aprovecharán a las personas, los procesos y la tecnología para abordar las necesidades de salud individuales y grupales que están cambiando”, se señala en el informe.

Mejorar la salud de la población requiere nuevos modelos de atención y tecnologías que aborden los “impulsores de la salud”, que permitan el diagnóstico temprano y controlen la respuesta al tratamiento.

  • Transformación digital e interoperabilidad

Deloitte aprecia un progreso “considerable” en la transformación digital de la atención médica, “que esperamos continúe en 2020 y más allá». Con la tracción que generan la innovación digital, los sistemas de atención médica presenciarán un cambio. «Tanto en la gestión de datos desde el almacenamiento hasta la extracción de información que se puede monetizar y respaldar áreas de oportunidad». La consultora incluye la gestión de la salud de la población y la atención basada en el valor.

Desafíos para lograr la digitalización

En medio de este crecimiento, existen desafíos para el proceso de transformación digitalización, representada por la existencia de plataformas obsoletas, el coste y la complejidad de las nuevas tecnologías y las necesidades y escenarios empresariales en constante evolución, así como la seguridad cibernética.

Tecnologías como la ‘nube’, el 5G y la inteligencia artificial, se unen al ‘Internet de las Cosas Médicas’ lo que pueden ayudar a agilizar la prestación de atención médica y alinearla con las preferencias cambiantes de los consumidores. También el mayor uso del ‘Dato como plataforma’ para extraer información de los datos del paciente será un área de interés para la mayoría de los jugadores del sector.

“A medida que la atención médica virtual aumenta en capacidad y popularidad, es probable que las organizaciones necesiten continuar invirtiendo en herramientas y servicios de seguridad para identificar riesgos y mantenerlos a raya”, destaca la consultora.