En estos tiempos de incertidumbre reforzar el papel protector del Seguro es fundamental. El presidente de FIDES, Luis Enrique Bandera, defiende además el papel solidario y flexible de la industria aseguradora en esta pandemia, “otorgado facilidades, prorrogas o diferimientos en los pagos sin suspender la cobertura”. Para ello reclama apoyo “público-privado y un marco regulatorio estable”. Sobre el proceso de transformación digital afirma que “veremos un cambio estructural del modelo de desarrollo, basado en una operación más básica, más económica en términos de costos, con una optimización en la utilización de todos los recursos, especialmente el tecnológico, teletrabajo incluido”. Y es que, concluye, “la tecnología se deberá incorporar en todos los servicios, no únicamente en el de la comercialización o ventas”.

 

FIDES acaba de lanzar una declaración sobre el Covid-19, entre ellas, medidas muy directas y solidarias para ayudar a la ciudadanía y a la economía ¿cuál es el papel del seguro latinoamericano frente a esta Pandemia?

La actividad aseguradora iberoamericana está actuando de manera solidaria y flexible en esta Pandemia. Estamos teniendo en cuenta las dificultades que enfrentan nuestros asegurados en particular y la sociedad en general.

En primer lugar, si bien las pólizas de salud no cubren los casos de una pandemia como la del COVID-19, la mayoría de las aseguradoras han decidido cubrirla sin el cobro de la prima correspondiente a la cobertura otorgada. Se han realizado también aportes voluntarios en dinero y equipamiento.

Se observa una caída generalizada de la cobranza en todos los países. En la gran mayoría de ellos, se han otorgado facilidades, prorrogas o diferimientos en los pagos sin suspender la cobertura. Estamos acompañando de esta forma, la difícil situación por la que atraviesan nuestros asegurados.

Por nuestra parte, las aseguradoras han continuado con el pago de los siniestros, a pesar de la situación imperante y con las dificultades propias derivadas de la crisis.

Podemos destacar entonces, que, frente a esta Pandemia, el seguro iberoamericano ha respondido y seguirá respondiendo de forma solidaria, cubriendo los gastos de salud derivados del COVID -19 para aquellas personas que contrataron una póliza de salud. Hemos sido flexibles en el cobro de las primas adeudadas por nuestros asegurados y a pesar de la situación hemos mantenido un servicio adecuado en el pago de los siniestros. El seguro ha estado presente en el momento que más se lo ha necesitado y hemos sido excepcionalmente flexibles ya que esta crisis lo amerita.

Esta crisis sanitaria está afectando a todo el mundo, economías, sectores… ¿cuál será el impacto (si pueden hacerlo) que tendrá en el sector asegurador latinoamericano y en la región en general?

Es muy difícil medir hoy el impacto de la crisis ya que no disponemos aún de la información actualizada ni la estrategia definida de cómo saldremos de ella, de cómo se reiniciarán las actividades hoy suspendidas, en que momento se recuperará el nivel de empleo, los ingresos y el nivel de actividad económica en cada país, el nivel del comercio regional y mundial, los flujos financieros locales e internacionales y el impacto que tendrán los programas de ayuda que están implementando los diversos gobiernos. El sector asegurador está totalmente integrado a la actividad económica y social en cada uno de los países.  Lo que sí tenemos claro es que se necesitará un marco de dialogo muy fluido entre todos los actores y sectores de la comunidad. Se necesitará de una fluida colaboración público-privada. De esta crisis nadie podrá salir solo, ya sea local o internacionalmente.

Impulso de los canales digitales 

La forma de trabajar está cambiando: ¿Cómo nos transformará a nivel empresarial este nuevo paradigma? ¿Será el teletrabajo y los servicios digitales la nueva forma trabajar y comunicarnos con el cliente ¿cómo se está adaptando el seguro latinoamericano a las nuevas herramientas digitales?

En esta crisis estamos viendo una mayor utilización de la tecnología existente en todos los sectores económicos, empresarios, sociales, familiares y también por parte de las personas.

Probablemente los cambios más importantes se aprecien en la comunicación. La forma de organizar el trabajo y de comprar bienes y servicios. Creo que lo relevante a destacar es que en Iberoamérica creció significativamente la utilización de herramientas existentes tales como el WhatsApp, Skype, Zoom, Microsoft Team e internet, entre otros.  Esta crisis aceleró el crecimiento en la utilización de las herramientas mencionadas, marcando una tendencia que será difícil de revertir. Las ventas a través de internet y el teletrabajo están subiendo en todo el mundo. La utilización de internet y de las aplicaciones han crecido en los últimos meses.

En nuestra actividad la modalidad del teletrabajo se ha extendido en toda la región. En algunos países alcanza al 100% y en los otros alcanza a la mayoría del personal. En algunos países se mantiene el trabajo presencial en áreas críticas, como, por ejemplo, la de atención de clientes. En todos los países que tienen personal trabajando en las oficinas se siguen las estrictas medidas dispuestas por las autoridades.

Se están efectuando en forma creciente las comunicaciones y la prestación de los servicios a los clientes a través de medios digitales. Se están simplificando varias tareas en el teletrabajo y en la satisfacción de las necesidades de los clientes.

En nuestra actividad la modalidad del teletrabajo se ha extendido en toda la región. En algunos países alcanza al 100% y en los otros alcanza a la mayoría del personal. Se están simplificando las tareas en el teletrabajo y en la satisfacción de las necesidades de los clientes

Es dable esperar entonces que, una vez que haya finalizado esta crisis, pocas actividades queden sin modificaciones. Las personas están comprobando diariamente las ventajas del uso de los medios digitales en múltiples actividades. Nuestro sector no va a ser una excepción. Tendremos que analizar de qué forma incorporamos la tecnología a fin de adaptarnos a los cambios que vienen, simplificando nuestras coberturas y la provisión de todos nuestros servicios a los clientes. Lo mismo vale para los diversos canales de ventas, especialmente para nuestros corredores y agentes. Ellos también tendrán que incorporar la tecnología existente y la que se desarrollará en un futuro cercano.

En resumen, veremos un cambio estructural del modelo de desarrollo, basado en una operación más básica, más económica en términos de costos, con una optimización en la utilización de todos los recursos, especialmente el tecnológico, teletrabajo incluido. La tecnología se deberá incorporar en todos los servicios, no únicamente en el de la comercialización o ventas.

La tencología, el gran aliado

Una de las principales vulnerabilidades es la falta de protección de la población ¿cuáles son las barreras que está teniendo el Seguro para llegar a esta población? ¿no está teniendo el microseguro la respuesta que se esperaba?

Sin duda esta crisis puso sobre la mesa la vulnerabilidad, en mayor o menor medida, de la población de más bajos ingresos en todos los países del mundo. A la vulnerabilidad hay que agregar que además este segmento de la población es la que está más desprotegida al no contar con la protección del seguro.

Deberemos avanzar en la inclusión aseguradora, permitiendo que más personas, familias, microemprendimientos, y otras organizaciones cuenten con el beneficio de estar adecuadamente protegidos con un seguro.

Para llegar a esta población es fundamental trabajar en un ámbito de colaboración público-privada. Hoy es imposible reducir la brecha aseguradora con un trabajo descoordinado de ambos sectores. Es importante también la implementación de políticas públicas que ayuden a aumentar la cobertura a toda la población.

Deberemos avanzar en la inclusión aseguradora, permitiendo que más personas, microemprendimientos y otras organizaciones estén adecuadamente protegidos. Para ello,  es fundamental trabajar en un ámbito de colaboración público-privada e incorporar las nuevas tecnologías.

Dentro de este campo, se requiere de un dialogo con los organismos supervisores respecto de las modificaciones regulatorias que se requieren para difundir y posibilitar la venta de seguros en este grupo poblacional. Se destaca los cambios normativos en la comercialización y en el control de lavado de activos.

Se requiere además incorporar nuevas tecnologías que permitan a las aseguradoras reducir costos, mejorar los servicios, distribuir las pólizas y cobrar las primas.

Y estas nuevas tencologías que comentas: ¿Cómo ayudará a impulsar una mayor cultura de aseguramiento?

La tecnología es un gran aliado para generar una mejor cultura del riesgo y el rol protector e indemnizatorio que juegan las aseguradoras. Por otra parte, es un factor de uso esencial para los actuales y potenciales asegurados especialmente los millenials y la generación Z.

Hoy en día se pueden realizar campañas de difusión y marketing usando las nuevas herramientas que nos provee la tecnología. Destacan todas las redes sociales, las cuales tienen muchas ventajas: son las más utilizadas por amplios segmentos de la población, son mucho más baratas que las herramientas tradicionales del marketing, una llegada a los clientes mucho más directa y simple y permiten diseños publicitarios más sencillos.

Elaborar una estrategia frente al Covid-19

En vuestra carta abierta solicitabais estabilidad normativa y legislativa… ¿qué desafíos tiene el sector asegurador en este terreno?

El principal desafío que tenemos es la inclinación que pueden tener los sectores políticos y legislativos de nuestros países a modificar la normativa vigente enfocándose en el corto plazo y en los problemas que se han generado en esta crisis. Sin dudas nadie estaba preparado para ella. Nuestro sector no es una excepción.

En nuestra Declaración decíamos que “Vivimos en un momento de extrema incertidumbre. Nos es el tiempo adecuado para cambiar las normas de fondo que rigen nuestra actividad. Es por ello que nos preocupa de sobremanera, la existencia de proyectos legislativos que buscan modificar la normativa vigente, desconociendo la base técnica y financiera del seguro. Nos preocupan, asimismo, propuestas que alteran los contratos vigentes de forma retroactiva, generando una significativa inseguridad jurídica.  Con estas acciones se pone en peligro la capacidad de continuar cumpliendo nuestros compromisos con los asegurados en esta crisis y en el futuro”.

Será imprescindible la elaboración de una estrategia que logre recuperar los niveles de actividad económica, inversión, empleo y funcionamiento normal de la sociedad. Para ello será muy conveniente la participación de todos los sectores y actores involucrados.

No está claro aún como ni cuando finalizará esta pandemia, ni como enfrentaremos la post crisis. Si sabemos que se ha producido una situación de deterioro económico- financiero, social y sanitario de grandes magnitudes. Será imprescindible la elaboración de una estrategia que logre recuperar los niveles de actividad económica, inversión, empleo y funcionamiento normal de la sociedad. Para ello será muy conveniente la participación de todos los sectores y actores involucrados.

Una vez superada la crisis se podrán desarrollar nuevas coberturas de seguros y reaseguros que cubran los riesgos generados en las pandemias tanto para las personas como para las empresas. Para ello se requiere disponer de más información, de los análisis de riesgos y tarifaciones adecuadas y el apoyo del sector reasegurador.

Metas y objetivos de FIDES

¿Y FIDES, en qué objetivos trabaja actualmente la Federación y cuáles son las metas marcadas este año y a corto plazo?

Actualmente la Federación está trabajando en los siguientes objetivos:

  • Lograr una mayor inclusión aseguradora a fin de reducir la brecha existente entre lo asegurable y lo realmente asegurado, logrando una mayor protección para toda la sociedad.
  • Lograr una mayor cooperación y trabajo conjunto del sector público y privado en beneficio de todos. En este campo es vital el dialogo permanente con los organismos supervisores y los gobiernos a fin de implementar las políticas públicas que ayuden a mejorar la cobertura de toda la población
  • Generar una mayor conciencia del riesgo y el rol protector e indemnizatorio que cumplen las aseguradoras.
  • El rol de la tecnología en la transformación del sector asegurador.
  • El análisis permanente de las normas que regulan nuestra actividad y de la información necesaria y útil para desarrollar nuestras actividades
  • El análisis de los requerimientos y situación en materia de solvencia.
  • La mejora de la seguridad vial

Para ello, contamos con diversos grupos de trabajo, integrados por profesionales de las cámaras aseguradoras de los países miembros.

Con respecto a las metas para este año y a corto plazo, las mismas están determinadas por la crisis del Covid-19. Es prioritario el contacto permanente entre todos nuestros miembros a fin de intercambiar información de las situaciones que estamos viviendo e intercambiar opiniones que nos ayuden a superar esta Pandemia de la mejor forma y con el menor costo posible. Nos tendremos que enfocar en cómo salimos de esta crisis, cuales deberían ser las principales acciones que nos permita recuperar nuestro nivel de actividad y retomar nuestro crecimiento, una vez esté solucionada la pandemia.

«Es prioritario el contacto permamente de todos los miembros de FIDES para intercambiar información sobre las situación que estamos viviendo e intercambiar opiniones que nos ayuden a superar esta pandemia de la mejor forma y con el menor costo posible»