La Superintendencia de Seguros Privados (Susep) ha anunciado que B3, CERC y CSD ya están acreditados para operar el Sistema de Registro de Operaciones (SRO). Este sistema está constituido para el mercado de seguros con el objetivo de aumentar la transparencia, eficiencia y seguridad en el registro de las operaciones de seguros, pensiones complementarias abiertas, reaseguros y capitalización, detalla el comunicado.

Con este nuevo mecanismo de «políticas electrónicas», la Susep espera que el mercado de los seguros también pueda beneficiarse de su sinergia con otros productos y servicios que se desarrollarán, como las NITs, la deuda subordinada y otros productos que se desarrollarán. Los registradores acreditados tendrán sus sistemas aprobados por Susep antes de finales de julio.

Desde hoy además se iniciará el proceso de elaboración de la convención que definirá la interoperabilidad entre los registros. Debido a las exigencias de los aseguradores de que el proceso de homologación y el convenio de interoperabilidad se concluya antes de la contratación del registrador por parte de los aseguradores, se estableció el 2 de octubre de 2020 como fecha límite para el cierre del convenio entre los registros acreditados y el 3 de noviembre de 2020 será la nueva fecha límite para que los aseguradores que operan el seguro de garantía tengan sus pólizas registradas en el Sistema de Registro de Operaciones (SRO).

El modelo de implementación diseñado con la industria se hará por fases y deberá completarse en 3 años, con la rama de Garantía de Seguros integrando el sistema desde principios de noviembre.

Un protocolo rígido basado en el BPI

Para operar el sistema, los registradores deben seguir estrictos protocolos de seguridad y gobernanza, basados en los Principios para la Infraestructura de los Mercados Financieros del Banco de Pagos Internacionales (BPI), según lo determinado por las normas aprobadas por Susep este año. Entre los criterios se encuentra el requisito de capital mínimo de 15 millones de reales y la capacidad técnico-administrativa.

Una vez acreditados por la Susep, los registradores deben certificar sus sistemas por la autoridad local para comenzar a registrar las políticas, los avales y las reclamaciones del mercado.