La SUSEP (Superintendencia de Seguros Privados) ha publicado un reglamento por el que las aseguradoras podrán lanzar al mercado productos con un plazo específico de vigencia o período intermitente. Según explican, desde el mercado estas normas se esperan con impaciencia, ya que pueden ofrecer a los consumidores productos similares a los disponibles en los países desarrollados, como es el caso de Estados Unidos.

En la práctica, a partir de ahora, los aseguradores podrán ofrecer pólizas de seguro que se activan cuando el consumidor lo desee. «Citando como ejemplo el seguro de automóvil, uno de los más populares en el país, el asegurado tendrá la opción «on-off» a la hora de comprar el producto o incluso optar por intervalos de contratación diferentes a la práctica del mercado, que es el plan anual», explica el director de Susep, Rafael Scherre.

El nuevo mercado de seguros intermitentes y las opciones que deben ser ofrecidas por las empresas, con base en las reglas establecidas por la Circular 592 del SUSEP, será uno de los temas de CONSEGURO, que tendrá lugar en Brasilia la próxima semana, entre el 4 y 5 de septiembre.

Esta nueva categoría de seguros intermitentes o a plazos se incluye en algunas categorías específicas; por ejemplo, en los seguros de Vida, los objetos rastreables y los bienes inmuebles. ¿Cómo funciona el producto? en el caso de los teléfonos móviles, el seguro sólo se puede cobrar durante el periodo en el que el usuario se encuentre en un lugar público. En el caso de Hogar, cuando el propietario alquila el apartamento o la casa para la temporada. En el caso de la Vida, para cuando el contratista viaja. Muchos brasileños ya han probado algunas de estas modalidades, como el seguro de viaje en el extranjero.

El seguro intermitente se ofrece generalmente a través de Internet y se contrata con menos burocracia. Sin regulación, los seguros no podían ser vendidos en Brasil. Actualmente, el sector de seguros posee 1,3 billones en activos financieros y, en 2018, sus ingresos superaron los 445.000 millones, equivalentes al 6,5% del PIB nacional.

Un regulación flexible y personalizada

Según explica Ronald Poon Affat, especialista en seguros y miembro del Comité de la Sociedad de Actuarios (SOA) para América Latina, aunque las principales empresas de tecnología ya están instaladas en Brasil, era necesaria esta regulación, que, al ser más flexible y personalizada, ayudará a atraer a los consumidores ofreciendo productos más baratos. «La nueva regulación facilitará la entrada de aseguradoras extranjeras (startups especializadas en seguros) para provocar un cambio profundo en el mercado tradicional», predice Affat.