Nos encontramos en el umbral del despliegue masivo del 5G que cambiará el mundo tal y como lo conocemos. La promesa de 5G ha captado la atención de los líderes empresariales, los responsables políticos y los medios de comunicación. Pero ¿cuánto de esa promesa es probable que se cumpla en un futuro próximo?

Según las previsiones esta nueva tecnología móvil aumentará la velocidad de conexión, reducirá al mínimo la latencia y multiplicará exponencialmente el número de dispositivos conectados. En otras palabras: estaremos conectados a todo, todo el día, y en el menor tiempo posible.

El informe ‘Connected world. An evolution in connectivity beyond the 5G revolution’, elaborado por McKinsey, se centra en el impacto que tendrá la llegada del 5G en cuatro áreas determinadas: movilidad, asistencia sanitaria, fabricación y venta minorista. En el caso de la movilidad, indica que esta tecnología permitirá que los vehículos se comuniquen con la infraestructura -carreteras, semáforos, señales…-, otros vehículos y redes, mejorando la seguridad y el flujo de tráfico.

En salud, la consultora destaca que las innovaciones relacionadas con la conectividad permitirán monitorizar a los pacientes de forma remota, usar herramientas con inteligencia artificial para más ofrecer diagnósticos más precisos y automatizar muchas tareas, además, los cuidadores podrán dedicar más tiempo a los pacientes.

El PIB global aumentará 2 billones de dólares en 2030

Las cifras no dejan indiferente a nadie. La implementación del 5G en estos cuatro sectores podría hacer que el PIB global aumentase de 1,2 a 2 billones de dólares en 2030. Desde McKinsey, remarcan, que el 70%-80% se podría lograr con tecnología actual -fibra óptica, WiFi 6, edge computing…-, pero el 5G llevaría estos avances al siguiente nivel, facilitando al senda de más innovaciones futuras que actualmente son difíciles de aprender.

Estas actividades suponen alrededor de un tercio del PIB total, por lo que la consultora prevé que la utilización del 5G en el resto de los sectores podría generar billones de dólares adicionales al conjunto de la economía mundial.

La brecha digital se hace más grande

Pero si miramos quién podrá tener acceso a esa tecnología, la brecha digital se hace más grande. Sólo una cuarta parte de la población mundial tendrá conectividad 5G, aunque hay muchas expectativas en la llegada definitiva de esta tecnología, el despliegue masivo del 5G aún está lejos, tanto para usuarios, como para la mayor parte de las compañías.

En el otro lado, McKinsey señala que hay 2.000 millones de nuevos usuarios en todo el mundo listos para conectarse a internet, gracias a la expansión de las redes y la creciente asequibilidad de los dispositivos y los servicios.