La herramienta tecnológica MARCUS permite capturar la información de un choque simple, tiene la capacidad de establecer quién es el responsable del accidente y enviar información en tiempo real a los conductores, a los equipos de asistencia y a las aseguradoras.

El Convenio de Indemnización Directa es una iniciativa gremial gestada por la Cámara Técnica de Automóviles, que a través de la transformación digital busca que la industria aseguradora proporcione una herramienta que permita gestionar los choques simples sin la intervención de la autoridad de tránsito, descongestione el tráfico producto del evento y genere eficiencia operativa a lo largo de todo el proceso de recobros.
Según detalla Fasecolda en un artículo elaborado por Juan David Ángel Lasso, profesional de las Cámaras Técnicas de Autos y Transporte de la Federación, MARCUS se basa en un acuerdo  rápido y su aplicación permite capturar la información del choque en tan solo diez minutos y determinar automáticamente el responsable, una vez que los conductores involucrados opten por conciliar.
En mayo de 2019 se inició la operación del Convenio en Bogotá, con la participación del 50% del mercado, y luego de 16 meses se cuenta con el 67%, de acuerdo con las primas emitidas del ramo de automóviles a cierre de diciembre de 2019.

Una mirada a los referentes

En el mundo existen referentes sobre estos acuerdos entre aseguradoras, como el Convenio de Indemnización Directa Español (CIDE), que surge en 1987 a partir de la evolución de la Declaración amistosa, un documento creado en 1969 en Francia con la finalidad de establecer la responsabilidad en un choque (Federación de Aseguradores Colombianos, 2017), con el que se desarrolló la plataforma tecnológica gremial de gestión de recobros, que ha conseguido disminuir de 45 a 6 días la definición de la responsabilidad (UNESPA, 2020).
En Latinoamérica, México creó la Guía de Deslinde, un mecanismo que permite determinar con certeza la responsabilidad de los participantes en un accidente de tránsito y atender de forma rápida y eficiente los eventos donde solo se presenten daños materiales (Portal Automotriz , 2011).
En estos dos países las aseguradoras han evidenciado varios beneficios: mejorar en el servicio a los asegurados, disminución de los tiempos para resolver la culpabilidad, solución extrajudicial a los choques de daños materiales. Y la reducción de los gastos en los trámites de siniestros, los litigios y la reparación de los vehículos.
En Colombia la plataforma MARCUS permite capturar la información del choque simple, determinar el responsable y enviar la información en tiempo real a los conductores. Pero también a los equipos de asistencia y a las aseguradoras, para que puedan proceder a su análisis y a la gestión de pago de los recobros.

Un plataforma ya en marcha

Actualmente, la plataforma se utiliza para los choques simples que ocurren en Bogotá y municipios cercanos como Chía, Cajicá y Soacha, aplicable para los vehículos asegurados con las compañías que pertenecen al convenio, del segmento livianos (automóviles, camionetas, camperos y pick-ups) y de servicio particular, público, especial u oficial.
En el 2019 se registraron en el SIGAR alrededor de 15.742 recobros; en Bogotá (31,42%), Medellín (22,92%), Cali (14,36%) y Barranquilla (5,55%) se concentran el 74,24% de los registros. Del total, el 66% de los vehículos involucrados en el choque son livianos.