Por segundo año consecutivo, los lanzamientos de nuevas insurtechs se han detenido a nivel global, con solo un número reducido de entrantes en el mercado después de alcanzar un máximo de 212 en 2016. Sin embargo, la inversión global en este tipo de empresas continuó aumentando durante los tres primeros trimestres de 2019, estableciendo un récord de 3.260 millones de dólares, con aún tres meses por completar el año.

La gran mayoría de las inversiones en insurtech, según refleja el informe 2020 Insurance Outlook de Deloitte, sigue procediendo de actores ajenos a la industria, como los fondos de capital riesgo. “Esto significa que la mayoría de los aseguradores siguen siendo espectadores y consumidores pasivos de insurtech, en lugar de participar activamente en su desarrollo y en la transformación de la industria”, sostiene la consultora.

El informe recomienda que, en lugar de tratar a insurtech como un nuevo tipo de proveedor, “más aseguradoras deberían tratar de colaborar con ellas o incluso adquirirlas para que los actores heredados puedan alimentarse de la cultura empresarial y el ingenio técnico de estas nuevas empresas, al tiempo que los pioneros de la tecnología en las nuevas empresas se benefician de la experiencia de mercado, el capital y el reconocimiento de la marca de la industria aseguradora”.

 

Oportunidades

Deloitte observa que las aseguradoras podrían sacar más provecho de las insurtech en el ámbito de los seguros para empresas, considerablemente retrasados en su desarrollo tecnológico en comparación con las líneas personales (los primeros suman 164 lanzamientos frente a las 410 startups para los segundos personales).

Las aseguradoras podrían sacar más provecho de las insurtech en el ámbito de los seguros para empresas, considerablemente retrasados en su desarrollo tecnológico en comparación con las líneas personales

“Es probable que haya oportunidades para aplicar lo aprendido en líneas personales para el desarrollo de productos, la suscripción, la fijación de precios, la distribución y los siniestros en el segmento comercial, especialmente en el mercado de las pynmes, donde la comoditización y el potencial de autoservicio están presentando desafíos similares para las aseguradoras”, indica el informe.

Otra área de crecimiento probable de las insurtech está en el apoyo a la ventas y el servicio de seguros de Vida y de rentas. “Si bien las aplicaciones de No Vida han obtenido casi toda la financiación hasta ahora, esto parece estar cambiando”, se indica.

Un fenómeno global

El informe apunta que las aseguradoras también deberían tener en cuenta que el de las insurtech es un fenómeno “muy global” y, por lo tanto, deben buscar oportunidades de inversión y desarrollo en todo el mundo.

Estados Unidos lidera la inversión, pero Singapur supone casi la mitad de lo que han generado las fuentes estadounidenses. China ha registrado solo 26 startups de insurtech en total, la cantidad media invertida en cada una de ellas es de 51 millones de dólares, frente a los 13,8 millones de dólares para los 804 lanzamientos estadounidenses. India y Alemania también se están convirtiendo en centros de desarrollo de insurtech.