El Centro de Innovación Tecnológica, Empresarial y Social, CITES, que pertenece a la incubadora de empresas del Grupo Sancor Seguros, ha concretado esta semana una inversión de 1,7 millón de dólares en tres nuevas compañías.

De esta manera, el portfolio de empresas incubadas por CITES alcanza las 15 compañías, además, los aportes iniciales son, en promedio, de 500.000 dólares. Desde su creación en 2013, el Centro lleva analizadas más de 1.500 startups y 70 fueron “mentoreadas”, informa el diario local Ámbito.

Para realizar esta opración las bases son muy similares a la de cualquier venture capital. Se asienta en un fideicomiso financiero fondeado con 24 millones de dólares, que tiene como principal inversor al Grupo Sancor Seguros (50%) e incluye a otros como el Banco Interamericano de Desarrollo (aportó 3 millones de dólares), la Bolsa de Comercio de Rosario, Matba Rofex, otras empresas y particulares.

Tres nuevas compañías

  1. Clover: propone un diseño de válvulas biomiméticas con las que busca revolucionar el mercado mundial de los tratamientos cardíacos, creando una solución segura, resistente y saludable.
  2. Bionirs: dedicada a resolver el control del cáncer de mama a partir de una tecnología disruptiva que utiliza luz infrarroja y permite un monitoreo periódico con un nuevo tipo de mamografías no ionizantes ni traumáticas.
  3. Stradot: liderada por emprendedores radicados en Francia y Argentina, destinará el aporte de capital a resolver problemas fundamentales de la movilidad y el urbanismo, como el estacionamiento, que “será robotizado”.

Nicolás Tognalli, CEO de CITES, explicó que la contribución que hacen a las startups no se limita sólo al dinero: “Hacemos un aporte de valor realmente sustancial y diferenciador respecto de otros inversores que están en el ecosistema argentino. En los dos primeros años de incubación también damos acceso a facilidades, laboratorios comunes, equipamiento, coworking, oficinas exclusivas, y un equipo de 10 personas que cocrean la empresa junto al equipo emprendedor”.

El período que se mantienen como socios oscila entre 7 y 10 años, añade el directivo, ya que “nuestra participación accionaria es importante, pero no mayoritaria. Hasta el momento en que salimos, aunque la compañía sigue avanzando. Nosotros tenemos que recibir dinero para repagarle a los inversores que están financiando la operación”.