«La Inteligencia Artificial (IA) podría aportar hasta 15,7 billones de dólares a la economía mundial en 2030, más que la producción actual de China e India juntas», según PwC.

Un informe dado a conocer por la consultora estima que, solo durante 2018, la IA contribuyó con 2 billones de dólares al PIB mundial. Del aporte total esperado para 2030, 6,6 billones de dólares podrían proceder del aumento de la productividad y 9,1 billones de dólares de los efectos del consumo.

Pero alerta: «A pesar de las enormes recompensas de implementar soluciones de IA, convertirse en una organización impulsada por la IA sigue siendo un desafío».

El sector asegurador, ¿progresa adecuadamente?

PwC ha elaborado un explorador de datos con las distintas puntuaciones del impacto de la IA por sectores. Se valora de 1 al 5, siendo el 1 el menor impacto y el 5 el mayor. ¿Cómo está trabajando el sector asegurador esta tecnología? Seguros alcanza los 3,3 puntos.

La industria aseguradora aún tiene camino por andar para alcanzar el máximo potencial en el desarrollo de aplicaciones y productos de la mano de la inteligencia artificial. Los servicios financieros pueden impulsar distintos desarrollos con la IA, según detalla el informe, como el robo-advice o la suscripción automatizada. Esto han hecho posible el desarrollo de soluciones personalizadas para los consumidores, tal y como recuerda PwC.

No obstante, entre los obstáculos que hay que superar se cita la confianza del consumidor y la aceptación de la normativa.

Oportunidades para los mercados emergentes

Aunque algunos mercados, sectores y empresas individuales están más avanzados que otros, la IA está todavía en una fase muy temprana de desarrollo en general. Por lo tanto, desde un punto de vista macroeconómico, existen oportunidades para que los mercados emergentes se adelanten a sus homólogos más desarrollados.

«Dentro de su sector empresarial, una de las nuevas empresas actuales o una empresa que aún no se ha fundado podría ser el líder del mercado dentro de diez años», anticipa.

Otros datos destacados del informe:

  • La inteligencia artificial puede transformar la productividad y el potencial del PIB de la economía mundial. Para ello es necesario invertir estratégicamente en diferentes tipos de tecnología de IA.
  • Las mejoras en la productividad laboral impulsarán las ganancias iniciales del PIB a medida que las empresas intenten «aumentar» la productividad de su mano de obra con tecnologías de IA y automatizar algunas tareas y funciones.
  • El estudio revela que el 45% de las ganancias económicas totales para 2030 provendrá de las mejoras de los productos, estimulando la demanda de los consumidores. Esto se debe a que la IA impulsará una mayor variedad de productos, con una mayor personalización, atractivo y asequibilidad a lo largo del tiempo.
  • Las mayores ganancias económicas de la IA se producirán en China (26% de impulso al PIB en 2030) y América del Norte (14,5% de impulso), lo que equivale a un total de 10,7 billones de dólares y representa casi el 70% del impacto económico mundial.