Por Israel Rayan, Direct Marketing Vice President, CHUBB Latin America

Los seguros contribuyen al crecimiento económico general de la sociedad al proporcionar estabilidad al funcionamiento del país, promocionando el ahorro, la cultura de la prevención y mantenimiento de los riesgos a través de las garantías que exige el seguro.

¿Qué es más social que un seguro de fallecimiento por accidente o invalidez ante la ausencia de la cabeza de familia o negocio?

Los seguros proporcionan apoyo financiero y reducen las incertidumbres tanto en la vida humana como en los negocios, y esta protección proporciona seguridad ante el miedo de la pérdida repentina, lo que permite al asegurado legar una asistencia financiera a la familia o negocio en caso de infortunio.

El seguro no solo protege contra riesgos e incertidumbres, sino que también proporciona un canal de inversión, con el cual se desarrolla el hábito de ahorrar dinero mediante el pago de primas, y estos fondos se utilizan en el desarrollo industrial del país, acelerando el crecimiento económico y las oportunidades de empleo.

El esfuerzo en promover y garantizar la educación del consumidor es más importante que nunca. Debido a la irrupción digital, la distribución de seguros ha tenido un gran impacto tanto en la difusión de información, como en la educación de los consumidores.

El esfuerzo de educación financiera y aseguradora ha de apuntar a generar conciencia en el consumidor, garantizando que entienda el producto que adquiere y, lo que es más importante, cómo usarlo.

Sin embargo, para mejorar la educación financiera y aseguradora, la oferta de productos ha de ser adecuada. Cada consumidor tiene necesidades y una capacidad económica distinta, por lo que el estudio previo de éstas, será clave para conseguir no sólo la distribución de los productos, sino también el entendimiento del consumidor.

Los derechos del consumidor y la educación financiera ya son obligatorios en muchos países, y el compromiso de CHUBB es aplicarlos independientemente de si existen normas al respecto o no. Trabajar codo a codo con socios de negocio, entidades financieras, emisores de tarjetas de crédito, corredores, asociaciones y proveedores de servicios es clave para garantizar la protección al consumidor, lo cual sólo puede traer beneficios para todos.

Fomentar la confianza en los seguros y las aseguradoras deber ser un objetivo primordial, ya que es la base de la relación con el conjunto de la sociedad.

En Chubb trabajamos para aumentar la conciencia de nuestros clientes con respecto a los riesgos potenciales a los que están expuestos y, gracias a este conocimiento, se genera la confianza necesaria para que ellos puedan evaluar y comprender adecuadamente las ofertas que reciben. De esta forma, los clientes pueden tomar decisiones sólidas sobre cómo protegerse a sí mismos y a sus familiares o negocios, y adoptar un comportamiento proactivo y responsable con respecto a sus exposiciones de riesgo.

El enfoque educativo en la interacción con los clientes (electrónico, cara a cara, escrito, etc.) ha de ser parte importante del presupuesto de ventas, ya que a la larga revertirá en resultados que permitan seguir retroalimentando esta estrategia a largo plazo.

Un consumidor que es consciente de la importancia del seguro y de su función social, es el compañero de viaje ideal para cualquier compañía asegurador, y CHUBB ya goza de la relación de millones de clientes como estos.