“Este es posiblemente el conjunto de datos más interesante que hemos publicado durante la historia de nuestro InsurTech Quarterly Briefing”, afirma Willis Towers Watson en su informe. “Aunque no es del todo responsable, Covid-19 ha tenido un enorme impacto en los mercados mundiales y en las inversiones globales de Insurtech”.

Y es como revela este análisis del bróker, el optimismo de los inversores y la confianza de los consumidores está (al menos) en pausa, y las (re)aseguradoras tienen muchos asuntos sin precedentes que tratar a corto plazo, lo que ha cambiado el enfoque de muchas empresas. En consecuencia, este informe que se realiza cada trimestre revela una caída del 54% en la financiación total en comparación con los máximos históricos del trimestre pasado.

A nivel mundial, las compañías de InsurTech aún lograron recaudar 912 millones de dólares a través de 96 acuerdos en el primer trimestre, pero la mayor parte de estas inversiones fueron completadas a principios del trimestre. El año 2020 comenzó en la misma trayectoria en la que concluyó el año anterior: El 3 de enero, se habían recaudado casi 82 millones de dólares; para el 6 de febrero, esa cifra era poco más de 450 millones de dólares. Pero se necesitó hasta finales de marzo – el resto del trimestre – para duplicar esa cantidad.

En resumen, añade el informe: “Casi la mitad de la cantidad total recaudada en el primer trimestre fue en los primeros 35 días. Desde el 10 de marzo hasta el final del trimestre, «sólo» se recaudaron 108 millones de dólares adicionales. Una vez más, los primeros tres días del primer trimestre vieron casi la misma cantidad de dinero recaudado que las últimas tres semanas del primer trimestre”.

No Vida recibe el 83% de las inversiones

No obstante, el panorama de Insurtech sigue creciendo; más del 50% de las transacciones de este trimestre fueron para compañías en etapa inicial, con el mayor número de transacciones totales jamás registradas (en un trimestre) y un aumento del 28% desde el cuarto trimestre de 2019.

En cuanto a dónde se ha destinado esta financiación: En el caso de las insurtech de No Vida (P&C), éstas ampliaron su participación en la financiación total y en las etapas iniciales a más del 80% en comparación con Vida y Salud (L&H). “La división de la inversión entre la financiación de P&C y L&H InsurTech es la mayor que hemos observado desde el tercer trimestre de 2016. Esta tendencia persiste en las primeras etapas, ya que P&C recaudó el 81% de la financiación en esta etapa, incluyendo los considerables 23 millones de dólares de la Serie A de Insurify”, subraya el WTW.

Las nuevas empresas de seguros como servicio también vieron un notable interés de los inversores: destaca Instanda y Boost Insurance recaudando una Serie A por valor de 19,5 millones de dólares y 14 millones de dólares, respectivamente. “Se podría argumentar que, una vez más, COVID-19 es un probable culpable de esta marcada disparidad entre P&C y L&H”, remarca el informe.

A medida que COVID-19 desafiaba la confianza de los inversionistas, se observa un ablandamiento de las operaciones en países fuera de los mercados principales de InsurTech.

Ablandamiento de los acuerdos

Más de la mitad de las nuevas empresas que recaudaron capital de inversión este trimestre tenían sede en EE.UU. Como COVID-19 desafió la confianza de los inversionistas, vimos un ablandamiento de los acuerdos en países fuera de los mercados principales de InsurTech. Mientras que el trimestre pasado, los acuerdos con el resto del mundo (sin incluir los EE.UU.) fueron poco más del 50% en 20 países, en el primer trimestre de 2020 vimos la inversión concentrada en los EE.UU., que absorbió el 57% de los acuerdos, y el Reino Unido, con el 10% de los acuerdos.

China registró una caída de seis puntos porcentuales en el número de tratos este trimestre desde el cuarto trimestre de 2019, y una caída de 13 puntos porcentuales en toda Asia-Pacífico desde el cuarto trimestre de 2019.

Pendiente descendiente

“Es demasiado pronto para saber qué impacto a largo plazo podría tener Covid-19 en la comunidad mundial de InsurTech. Sería muy fácil sugerir que este es el comienzo de la pendiente descendente. Nuestra opinión, sin embargo, es que la pendiente descendente va a ocurrir naturalmente, independientemente de factores como COVID-19. Mientras que COVID-19 podría acelerar este proceso, es demasiado pronto, mirando sólo los datos del primer trimestre, para decir con certeza que el proceso ha comenzado (y continuará) sin la previsión de cómo será el resto del año.

Sin duda, concluye el análisis, las insurtech se verán afectados por Covid-19 como la mayoría de las empresas: «Para aquellos insurtechs que están escasamente capitalizados, que buscan recaudar dinero y que dependen de otros negocios para distribuir productos o servicios, los próximos meses podrían ser un desafío. Es muy posible que la pandemia acelere el cierre de algunas insurtech; sin embargo, no hay que olvidar la importancia de la tecnología actualmente; la funcionalidad remota, la interacción en línea y los procesos digitales, es este entorno actual en el que muchos de nosotros nos encontramos».