El 80% de los CEO del sector financiero afirman que hay una escasez de personal cualificado para hacer frente a la tecnología, lo que les supone la principal amenaza para poder crecer (el 35% está «muy preocupado» y el 44% está «algo preocupado»). Esta incertidumbre se refleja en la encuesta elaborada a 235 consejeros delegados realizada por PwC.

El gran riesgo es que no exista el talento necesario o que los empleados no sepan cómo utilizar la tecnología de una manera confiable, efectiva o significativa, explican desde la consultora. Según el informe, los máximos ejecutivos deberían estar dedicando tiempo a pensar en la interrelación entre la tecnología y las capacidades humanas: el 64% de los encuestados considera que la falta de habilidades en sus compañías está lastrando su capacidad de innovación y el 63% cree que estas carencias impactan en sus estándares de calidad y en su capacidad para cumplir las expectativas de los clientes.

Por otro lado, la mayoría de los encuestados cree que esta brecha de habilidades está socavando la capacidad de sus organizaciones para innovar eficazmente y proporcionar una buena experiencia de cliente. Una solución sería buscar talento fuera del sector, aunque solo el 16% de los CEO se inclina por esta opción, frente a un 40% que opta por volver a formar a sus profesionales.

En cuanto a la tecnología en sí, casi las tres cuartas partes de los encuestados afirman que la implantación de tecnologías emergentes separará a las empresas de alto rendimiento de las de rendimiento medio dentro de tres años. Para más del 90% de los encuestados la inteligencia artificial (IA) cambiará significativamente su forma de hacer negocios en los próximos cinco años.