El Servicio de Estudios de MAPFRE ha publicado su informe ‘Panorama económico y sectorial 2019: perspectivas hacia el segundo trimestre’, que actualiza la visión y previsiones macroeconómicas, así como de desarrollo del sector asegurador, con los principales acontecimientos económicos, sectoriales y regulatorios globales acontecidos durante el primer trimestre del año.

En el informe se revisa la situación económica coyuntural global hacia el segundo trimestre de 2019, haciendo hincapié en el cambio de ciclo que acontece a nivel global, a la vez que subraya la existencia tanto de riesgos conocidos como riegos emergentes a los que es necesario prestar atención. La interrelación entre el desarrollo del sector asegurador y la evolución de la economía hace que las perspectivas para el industria sean positivas para mercados con actividad económica al alza, caso de Brasil o México, mientras que, en lo que América Latina se refiere, la recesión y al elevada inflación tendrá sus consecuencias en el mercado asegurador argentino.

Estabilidad de los tipos de cambio en Brasil

El informe anticipa un aumento del PIB de Brasil este año hasta el 1,7% (1,1% en 2018). No obstante, las expectativas de ralentización global, la persistencia del fuerte desequilibrio en las cuentas públicas y las dificultades que enfrenta el nuevo gobierno que trata de acometer las reformas estructurales necesarias para equilibrarlas, especialmente en el sistema de pensiones, está llevando a rebajas significativas en las expectativas de crecimiento.

A pesar de estas revisiones a la baja, las perspectivas de desarrollo del mercado asegurador local “siguen siendo positivas”, con un entorno que continúa “siendo favorable para el negocio de No Vida y de Vida Riesgo de la industria aseguradora”.

Es reseñable, se apunta en el informe, que la inflación parece estar controlándose y se prevé cierta estabilidad de los tipos de cambio, “lo cual son también buenas noticias para el desempeño de estas líneas de negocio”. Por otro lado, no se prevé que el banco central siga reduciendo el tipo de interés de referencia de política monetaria, lo cual puede favorecer el desarrollo del negocio de los seguros de Vida ahorro y rentas vitalicias, “a pesar de que los tipos de interés en todos los vencimientos se encuentren en niveles relativamente bajos comparados con los alcanzados en años anteriores, lo cual podría llegar a dificultar la comercialización de nuevos productos para estos segmentos de negocio”, se concreta.

La ralentización del crecimiento económico podría terminar trasladándose al seguro mexicano

En el caso de México, la ralentización del crecimiento económico, unida al lento arranque del gasto público por parte de la nueva administración federal, podría terminar trasladándose al crecimiento del mercado asegurador en 2019. No obstante, el entorno positivo de la actividad económica (basado principalmente en el consumo y la fortaleza del mercado laboral) dibuja  unas perspectivas favorables para los seguros de riesgo (No Vida y Vida).

“El control tanto de la inflación como de la depreciación de la moneda son factores positivos para el desempeño de la rentabilidad de las líneas de negocio de No Vida, la cual se veía afectada de forma negativa por el repunte de esas variables en meses anteriores al incrementarse los gastos derivados de los siniestros y el coste de las coberturas a través del reaseguro cuyos contratos suelen negociarse en dólares”, se especifica.

Por lo que se refiere al seguro de ahorro, “el momento el entorno continúa siendo favorable para la comercialización de productos que aprovechen el nivel de los tipos de interés a largo plazo, así como de productos de ahorro temporales renovables en plazos inferiores a un año que permitan una revisión del tipo garantizado en cada renovación”.

Las dificultades para controlar la inflación impactarán en los costes para las aseguradoras argentinas

En contraposición a estos mercados, la industria aseguradora argentina se verá afectará  negativamente por la recesión económica del país. Igualmente, se apunta desde el Servicio de Estudios, “las dificultades para controlar la inflación, que continúa alta (47,4% de media en el último trimestre de 2018), impactarán de forma negativa en el coste de los siniestros de las entidades aseguradoras que no pueden beneficiarse plenamente de los altos tipos de interés de política monetaria para apuntalar la rentabilidad financiera de estas líneas de negocio por los límites regulatorios impuestos a las entidades aseguradoras en las inversiones en instrumentos de deuda pública a corto plazo”.

La buena noticia de este entorno de tipos de interés podría ser la oportunidad para la comercialización de productos de seguros de Vida ahorro temporales anuales renovables con vencimientos cortos y renegociación del tipo garantizado en cada vencimiento, “pero los referidos límites regulatorios -matiza el informe- dificultan el desarrollo de este tipo de productos.