Ecuador centró ayer la IX edición del Ciclo de Jornadas de Riesgo País celebrada por CESCE. La conferencia ha contado con la participación de la directora de Riesgo País y gestión de Deuda de CESCE, Inés Menéndez de Luarca, y de la Jefa de Riesgo País, María José Hernando. El acto, celebrado en las instalaciones de la compañía, ha contado, además, con la asistencia de más de 70 representantes de instituciones y empresas que actualmente tienen intereses comerciales y operaciones abiertas en aquel país.

Ecuador es el décimo tercer país en el ranking de concentración de riesgo en la cartera de la aseguradora y representa el 1,53% de la cobertura total de la compañía en el mundo en estos momentos, especialmente, concentrada en proyectos de Sanidad y Defensa. Inés Menéndez de Luarca ha explicado que el grupo desarrolla en la zona una política de cobertura a corto plazo sin restricciones y, a largo plazo, la compañía acaba de aprobar un techo de 150 millones de euros para coberturas de proyectos del sector público en Ecuador. Además, ha destacado que la siniestralidad neta en el país es positiva y que se están consolidando proyectos importantes en los sectores de hidrocarburos y naval.

María José Hernando ha explicado que, aunque está catalogado como un país de renta media alta y con abundancia de recursos naturales, ocupa el puesto número 123 en el ranking Doing Business debido al clima desfavorable para los negocios que todavía sufre el país. El autoritarismo, el “default” selectivo, la expulsión de los mercados y de los inversores y la inestabilidad política generados por la política de Correa han actuado como un lastre para la economía ecuatoriana, según ha explicado Hernando.

Asimismo, ha recordado también que la situación del país está experimentando muchas reformas y avances que están abriendo un interesante nicho de mercado y de oportunidades. Por otro lado, ha remarcado que la “dolarización es un ancla para la estabilidad cambiaria y de precios” en la zona y que la tutela del FMI es ya una garantía de mejora para la economía de Ecuador y de los países que operan con aquel país. La agricultura y la pesca contribuyen con casi el 10% del PIB y dan empleo a la cuarta parte de la población. El cacao, el camarón, la flor cortada y los plátanos también representan sectores competitivos en el área de las exportaciones.

Según Hernando, la Deuda Pública de Ecuador se mantiene todavía en niveles aceptables, rozando el 50% del PIB, y su deuda externa, la mayor parte constituida por deuda pública, es sostenible aunque sigue manteniendo un crecimiento rápido. Asimismo, Hernando ha subrayado como dato positivo la vuelta de Ecuador a los mercados desde 2014 y ha recordado que “un correcto comportamiento deudor es la clave para recuperar la confianza de los mercados e inversores”.

Existen, sin embargo, algunos riesgos políticos y económicos que podrían poner en peligro estos avances. Hernando ha destacado, en este sentido, que el programa de política económica y fiscal de Ecuador es adecuado pero que existen riesgos derivados de la fragmentación del Parlamento, de la frágil composición de las mayorías y del descontento social que podrían comprometer esos avances. La continuidad de esta política de apertura y cambio podría estar en peligro por la falta de apoyos políticos. A pesar de ello, el Fondo Monetario Internacional (FMI) prevé que Ecuador se va a ir estabilizando y que alcanzará el equilibrio fiscal a lo largo de este 2019.